20081229163635-insectos-cova-1.jpg

Cuba que linda es Cuba

·         La claridad, visión y sentido revolucionario del discurso del Presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, en la clausura de la II Sesión de la VII Legislatura del Parlamento Cubano, tuvo total respaldo de los tuneros

·         A pesar de ser días prácticamente festivos, la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular fue seguida muy de cerca por el pueblo y, acto seguido, entre vecinos se comentaba y elogiaba el sentido crítico, objetivo y previsor de los diputados y los Ministerios que rindieron cuentas

·         Para la mayoría de los tuneros fue un discurso necesario, clave y prometedor el de Raúl, y una muy buena reunión parlamentaria.

Por Graciela Guerrero Garay

Dijo lo que los verdaderos revolucionarios y buenos cubanos querían oír. Sin titubeos me respondió Marisel Rodríguez, licenciada en Economía, casi sin dejarme concluir la pregunta. Hacía apenas 15 minutos que la Televisión Cubana acababa de trasmitir en vivo la II Sesión de la VII Legislatura del Parlamento Cubano, y Raúl Castro sus palabras de clausura.

El sentir de esta mujer tunera, cubana, no difiere de la mayoría de los coterráneos en quien sondeamos la opinión sobre este Período de Mandato, que ya desde su Primera Sesión había creado muchas expectativas, sobre todo por la definición y aprobación  de la Ley de Seguridad Social, que introduce cambios en las edades de jubilación de los trabajadores.

Ahora si las cosas estarán donde deben estar, no podemos seguir con tanto paternalismo, hay que trabajar y el vago no tiene cabida en un sistema tan justo como el nuestro, sentenció Leonel Gutiérrez, un jubilado que se reincorporó a su labor ante un pedido de su empresa, el Ministerio de la Agricultura.

Que tiemblen los que anden flojos, la dignidad del cubano no pueden mancharla quienes pretenden vivir a su cobija, sentenció decidida Julia La O, una cocinera que ya con 52 años no se asusta de los “cantíos del gallo” porque entra siempre a los cinco de la mañana, pero que se siente fuerte y decidida a trabajar los años que le pide la Revolución con la nueva Ley de Seguridad Social.

Me gustó el discurso de Raúl, es así, al pan, pan y al vino, vino, pero me preocupa que no todos interioricen el esfuerzo que hay que hacer, y las cosas se pongan peores, dijo Rubén Leyva, un trabajador por Cuenta Propia, quien también me aseguró que está pensando buscar un empleo estatal.

Muy buena la asamblea, es la realidad y si queremos desarrollarnos y seguir palante hay que apretar la tuerca, opinó Juan Díaz, mientras sus compañeros en la mesa de dominó donde pasaban el rato este domingo, asentían con la cabeza.

En este sentido se pronunciaron la totalidad de los tuneros que entrevistamos de manera directa, mientras que vía telefónica a la redacción se sucedían las llamadas para apoyar el discurso de Raúl y mandar mensajes de felicitación por el 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución.

Era de esperar este apoyo de unidad, revolucionario, obrero, socialista y crítico, cubano al fin, ya plasmado anteriormente en los debates que engendró el discurso del Presidente de Cuba y Segundo Secretario del Partido Comunista desde el 26 de Julio, tanto en Camagüey como en Santiago de Cuba, encaminados a perfeccionar cada vez más nuestro proyecto social.

Por eso, sin titubeos, me adhiero a la respuesta de Nilda, una abuela de 77 años que me dijo sin ton ni son…”mija, Cuba, que linda es Cuba, ese es Raúl, el hermano de Fidel. Es la voz del pueblo”.