20080823172407-colombia-ciudad-20tunas.jpg

Un peldaño más por la emancipación de la mujer

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (23 de agosto) - La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) cumple este sábado 48 años. Más de cuatro décadas de continua labor representando a las cubanas y con el mérito ineludible de haber logrado su plena emancipación, gracias al apoyo del Estado y todas las organizaciones institucionales.

Desde su misma creación rompió barreras ideológicas, conceptuales y de profundo arraigo histórico como el machismo, incluso en las propias féminas, sometidas al peso doméstico, a la desigualdad de género y al “eso no es trabajo de mujer”.

Hoy las cubanas tienen acceso pleno a todas las fuentes de empleo y sumaban, al cierre del 2007, un total de cinco millones 609 mil 441, de las cuales más de tres millones 600 mil están afiliadas a la FMC, que unificó un 23 de agosto de 1960 a las organizaciones femeninas existentes en la Isla y devino líder en la proyección de políticas y programas encaminados al desarrollo de sus miembros, desde una visión de igualdad absoluta en la sociedad.

El nexo de pertenencia funciona de manera voluntaria desde la comunidad (barrios), donde a los 14 años las adolescentes ingresan a sus filas y se labora cohesionadamente y con iniciativas propias, que van desde celebrar un cumpleaños colectivo hasta confeccionar artesanías para cualquier evento social a nivel municipal o territorial.

Cada aniversario hay nuevas metas que enaltecen el trabajo sistemático de la Federación, como la selección siempre creciente de las mujeres para cargos de dirección – desde la más alta jerarquía gubernamental hasta las organizaciones de masas y políticas en la base -, en una espiral que testifica los avances y la concientización de la sociedad.

Las estadísticas en los años de Período Especial demuestran cuanto se hace a favor de la calidad de vida y en pro de un real protagonismo femenino en todas las esferas del espectro social, a pesar de la crisis de la economía y la reubicación laboral de numerosos trabajadores ante el déficit de recursos materiales o financieros. Basta saber que en el 2002, por ejemplo, la población económicamente activa era de 4 millones 714 mil 300 y las mujeres representaban el 53,5 por ciento.

Al cierre del 2007 las cubanas en edad laboral ascendía a tres millones 182 mil 100, de las cuales laboraban un millón 887 mil, para el 59, 3 por ciento, mientras constituyen el 65,9 de los técnicos medios y profesionales cubanos. La elocuencia de estas cifras dicen mucho a favor del trabajo sostenido de la FMC, que no solo ha reivindicado el valor social de sus integrantes, sino que le elevó la autoestima y abrió los túneles cerrados por la desmoralización y el descrédito, defiendo sus derechos desde dentro del hogar.

Estos hechos marcan los 48 años de una organización que no es feminista, sino femenina, porque lleva cuajado el sudor eterno de la luchadora incansable que fue Vilma Espín, la presidenta hasta el final de sus días, y de todas las mujeres que, en los distintos escalones de mando, la mantienen viva y la adornan con el ejemplar sacrificio cotidiano de un país donde decir Mujer es igual a dignidad, respeto, oportunidad, desarrollo y garantía de ser.

Hoy habrá fiestas a lo largo y ancho de la Isla y tendrán, sin equívocos, sonrisas y perfume de mujer.