No solo es ver el peligro de este enorme huracán. Es la lección de que el cambio climático es real. No querramos ser más inteligentes que la naturaleza. Dios nos perdone a todos y ponga su mano piadosa sobre el mundo.