20161221194443-fincurso7.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: De la Autora

La satisfacción de haber vencido con éxito los objetivos trazados para la primera etapa del año escolar da a este lunes, entre alumnos y docentes, una alegría peculiar diferente a los anteriores, donde la tensión de los exámenes y las calificaciones pertinentes tensaron el ambiente escolar y traían a todos con rictus de “suspenso” en las miradas.

Hoy el amanecer  “sabe” distinto a todos, máxime cuando el próximo viernes comienza la semana de receso escolar, la cual se une a la clausura del homenaje por el Día del Educador, el 22 de diciembre, y la Jornada de la Victoria, donde recesan las clases hasta los inicios de enero, fecha en que los cubanos celebramos el Triunfo de la Revolución.

Aunque en no todos los grados y niveles de enseñanza terminaron las pruebas evaluativas, la mayoría ya cerró su calendario y se apresta a reordenar las actividades de manera tal que el tiempo siga a favor de la calidad de la educación, cada lugar haga lo que necesita y  se disponga  a disfrutar el descanso con positivo provecho.

Para las familias tuneras – y las cubanas en general -  no es menos gratificante el amanecer de este lunes 19 de diciembre, pues ya tendrán en sus manos los resultados evaluativos  de los hijos y pueden proyectar con mayor seguridad sus viajes de vacaciones por las fiestas navideñas y el fin de año, cuya tradición aquí inclina las preferencias a pasarlas en sus lugares de orígenes y junto a los seres queridos.

A una semana del receso escolar, en Las Tunas se vislumbra el regocijo por terminar una primera etapa de rigor y coger las necesarias vacaciones, pero lo más importante de este merecido descanso para alumnos y profesores son los indicadores de promoción obtenidos, los cuales, por sondeos aleatorios en los distintos niveles de Educación, son buenos y los esperados.