20161121230929-contaminacion-atmosferica-580x387.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: Cubadebate

Aunque por estas tierras del  oriente de Cuba para muchos ya soplan brisas de invierno y, sobre todo, en las noches no faltan quienes sacan abrigos y suéter para confirmarlo, la Organización  Meteorológica Mundial (OMM) vaticinó que este año 2016 será el más cálido registrado.

Para los tuneros tal afirmación no necesita argumentos. Todavía nadie olvida el intenso calor del  verano y esa  sensación  de no tener “respiro” ni bajo  techo. Hecho concordante con “el  análisis de datos  preliminares que muestran como las temperaturas globales son, aproximadamente, 1,2  grados Celsius por encima de los niveles industriales”, como indica el portal Cubadebate.

El informe de la OMM – explica la noticia- precisa que de enero a septiembre las  temperaturas mundiales fueron alrededor de 0,88 grados Celsius, por encima de la media de 14 grados  Celsius  para la etapa de referencia 1961 – 1990. Luego señala que las cifras de octubre están a un nivel suficientemente alto, como para permanecer en el camino “para lograr el título de año más caliente registrado”.

Eso significaría que 16 de los 17 años más calientes suceden en este siglo. El año  1998 fue el otro, destaca el texto. Petteri Taalas, Secretario General de la OMM,  resaltó que producto del cambio climático, se incrementó la ocurrencia y el impacto de eventos extremos.

En  ese sentido pone la mirada en las olas de calor y las inundaciones, cada vez más frecuentes, y el  aumento  del  nivel  del  mar que elevó la exposición a las tormentas  asociadas con los ciclones tropicales. Petteri enfatiza, además, que el calor extra del poderoso evento de El Niño desapareció, pero las altas temperaturas del calentamiento global continuarán. “Las que vimos en 2015 están a punto de ser superadas en 2016”, afirmó.

Mientras, los tuneros todavía traen sobre la piel las marcas del intenso sol de los meses estivales y dan gracias a la tenue frialdad que, poco a poco, les regala un invierno recién nacido por estas tierras del Balcón de Oriente.