20161031160318-indioencornito.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: Yelaine

Tras la buena noticia de la restauración de la emblemática Fuente de Las Antillas, un patrimonio cultural y escultórico que llena de orgullo a generaciones de tuneros, esta Capital de la Escultura en Cuba abrirá su agenda de noviembre con otra nueva: A partir del 15 será sede de la XI Bienal Rita Longa.

Para suerte de sus habitantes y foráneos, el Balcón del Oriente marca huellas en el arte monumentario y bien gana su nombre en el país, gracias a las más de 135 piezas escultóricas que vitalizan los diferentes espacios de las ciudades y barrios populosos, además de  ser patrocinio en la Isla de la mayor colección de estas obras en pequeño y mediano formato.

Con estos honores abre las puertas  la XI Bienal de Escultura Rita Longa, protagonista principal de este importante movimiento y considerada la figura cimera de esa manifestación en el siglo XX. Su deceso en el año 2000 llenó de consternación a los tuneros, quienes desde 1977 disfrutan de una de sus tantas obras de transcendencia popular como la Fuente de Las Antillas, ubicada al oeste de la ciudad, en la carretera central, y en la cual también está el talento del arquitecto Joaquín Venegas.

La realización de obras de pequeño formato por artistas locales – todavía no hay confirmación de invitados foráneos – dejará una vez más el regocijo de la creación por Las Tunas, pero tal vez la mayor motivación pública sea la culminación de los trabajos de restauración de “La Fuente”, añoranza reclamada aquí  y que trae en el imaginario citadino el juego de luces y agua que brota por las distintas piezas del complejo escultórico.

Una información difundida por Tiempo21 señala que durante un mes, el evento llevará de la mano la creación tridimensional e “incluirá momentos teóricos, con conferencias e intercambios entre artistas e intelectuales”.