20160921210344-aedes-aegypti-cdc-gathany.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

En el año 2014 la palabra ZIKA se convirtió en otra alerta roja para las naciones del mundo y, en especial, de América Latina donde llegó con sus hipos de misterio y muerte. Desde entonces, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud Pública de Cuba no detienen sus acciones para prevenir el virus, responsable de ese ya conocido, combatido y no eliminado mosquito Aedes Aegypti, y el albopictus.

La Habana, en consecuencia de las estrategias de trabajo trazadas en el área de las Américas y la nación, abrirá puertas los días 20 y 21  de octubre a la Reunión Regional de Enfrentamiento al Zika y otras Arbovirosis, catalogada de oportuna y donde se prevé buscar consensos e intercambiar experiencias sobre la prevención y enfrentamiento a esta epidemia.

Un comentario publicado por Lisandra Fariñas Acosta, en www.granma.cu ,  cita a Cristian Morales, representante de la Organización Mundial Panamericana de la Salud en Cuba (OMS/OPS), quien dijo que tal problemática exige una respuesta concertada e integrada de los países para enfrentar no una, sino todas estas enfermedades transmitidas por los mosquitos.

Morales señaló también – cita la publicación- que el Consejo Directivo de la OPS, que tendrá lugar a finales de este mes, es el momento donde se reúnen los ministros de salud de la región para discutir las políticas sanitarias a seguir, entre otros temas, y presentará una estrategia para la prevención y control de enfermedades arbovirales.

La reciente amenaza de la fiebre amarilla – descubierta por el cubano Carlos J. Finlay-, es otro llamado de alerta que valida la reunión en la capital de todos los cubanos. De ahí que ya se anuncie como un encuentro trascendental por parte de las autoridades de salud del país, en la región y el ámbito internacional, por ser una herramienta vital para las naciones y sus proyectos concretos de garantizar, desde la prevención y el conocimiento, la vida de sus pueblos.

En La Habana, otra vez, América encontrará brazos abiertos para compartir esta batalla interminable que acontece acá contra el mosquito Aedes, pero al decir del doctor Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP, evitar los criaderos de mosquitos en la casa o el trabajo es una responsabilidad individual. En eso coincidimos y si bien se pasa más o menos trabajo para que la gente entienda, la respuesta es cada vez más rápida y consciente.

La reunión de octubre es otra esperanza cierta para esta América nuestra. El mosquito está en la mirilla.