20160322202526-dollyalmaguer.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: De la Autora y Cubadebate

Como todos los cubanos, los habitantes de esta región del Mayor General Vicente García, Las Tunas, despertaron este domingo con apurado paso para realizar sus rutinas habituales y estar libres para seguir por los canales televisivos y radiales la llegada del presidente Barack Obama, el segundo mandatario estadounidense que visita a Cuba y el primero que lo hace después del triunfo revolucionario de 1959.

Con el respaldo irrestricto a las declaraciones del Estado Cubano de recibir con los honores, cordialidad y respeto que destacan aquí la llegada de prominentes personalidades de cualquier nación, los tuneros acortarán las distancias que los separan de La Habana a través de los Medios Masivos de Comunicación.

“No me quitaré de la Televisión”, afirma Dolly Almaguer, una anciana que cuenta que sus tatarabuelos están unidos a la lucha mambisa por allá “por las lomas de Buey Arriba, en Granma, donde aprendí a amar la libertad y el decoro de la independencia”.  

No menos expectativa hay entre la gente de mi barrio, donde al decir del logopeda Antonio Manuel “es un acontecimiento histórico, que ningún cubano debe dejar al margen, pero sin negociar un ápice de nuestros principios y voluntad soberana”.

Así están por estas tierras Balcón del Oriente de Cuba las opiniones y sentimientos de su gente obrera, campesina, luchadora y partícipe de un proceso socialista construido con el alma de todos y los mayores desafíos, de ahí que la voluntad popular de que se elimine el cruel y unilateral bloqueo impuesto hace más de 50 años por el Gobierno de los Estados Unidos sea, también, el sentimiento común de un pueblo que , aún lejos de La Habana, estará muy cerca de la visita del mandatario Obama y le brindará sus parabienes sentados en sus casas frente a los televisores y la radio.

Este domingo, bañado de sol por las llanuras tuneras, sabe a libertad, cortesía y ese amor patrio que marca nuestra identidad. Y como dice el octogenario Leonel Jiménez  “seremos cordiales en la distancia. No estamos en La Habana pero seguiremos el acontecimiento con los medios que tenemos y así damos nuestro apoyo a la Revolución y recibimos a Obama”.