20160321211548-ferialibro5.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: Archivos de la Autora

Aunque muchos coinciden en que los precios de la literatura están altos, los tuneros compran libros a lo largo del año, y están considerados como un público lector entre sus homológos del país, más cuando hay un fuerte movimiento de promotoras culturales en las librerías, un sólido trabajo en las bibliotecas escolares y existen lugares especializados para promover obras y autores.

Con dichas preferencias, consolidadas a través del tiempo y gestadas desde la Editorial Sanlope, la cercanía de la 25 Feria Internacional del Libro es tema de motivación en las tertulias familiares, las escuelas y espacios culturales y sociales de esta ciudad, Capital Iberoamericana de la Décima.

Luego de las tentaciones que despertó en los cubanos – siempre sucede- la Feria de La Cabaña, en La Habana, el anfitrión, el Centro provincial del Libro, se prepara para satisfacer las demandas de los exigentes lectores, aunque en una información difundida a principios de mes por la colega Zucel de la Peña notaba los pocos títulos que habían llegado al territorio, donde el gran evento será del 12 al 17 de abril próximos.

De cualquier manera, el programa del importante acontecimiento, los aseguramientos y la concepción estética de los espacios marchan bajo la voluntad y el esfuerzo de cuantos tienen que ver desde las instituciones y el mundo de la literatura para, que una vez más, la Feria Internacional de primavera en Las Tunas sea un nuevo éxito que dignifique las motivaciones esenciales, como la centuria del natalicio de José Soler Puig y estar dedicada a Lina de Feria y Rogelio Martínez Furé.

Con Ecuador como país invitado, estas tierras del Balcón de Oriente abrirán puertas a ese hermoso idilio de letras impresas, el cual desde ya trae inquietos, expectantes y emocionados a los tuneros de todas las edades, y sobre todo a los más pequeños que sueñan con nuevas propuestas para pintar, recortar, colorear y despertar sus fantasías con los libros pues, sin dudas, es justo la grey la que más pide a los padres que lleven las novedades a casa.