20160128212144-homenajemarti-carlitos.jpg

Por Graciela Guerrero Garay  Fotos: De la Autora

Carlitos llega con un entusiasmo “anormal” a casa y pregunta si su hermana Karla llegó de la Universidad. Entonces le cuenta al abuelo que ya ella no le da envidia ni se pondrá bravo porque no lo lleve a la Marcha de las Antorchas, que llenará de lengüetas de fuego la ciudad de Las Tunas como al resto del país, aún cuando los eventos naturales y la situación metereorológica vista de invierno, lluvia y sismos a la Mayor de las Antillas.

El homenaje al más universal de los cubanos en el 163 aniversario de su natalicio es una tradición histórica y hermosa a la cual el tiempo no le ha quitado nada. Cada año son más las generaciones de pioneros y jóvenes que se integran y aprenden a querer al Apóstol, en tanto crecen y lo encuentran desde bien pequeños en el Programa Educa a tu Hijo (destinado a prepararlos para iniciar la escuela), y profundizan en su ideario mientras cursan los distintos tipos de enseñanza.

La alegría de Carlitos era porque había bailado en una de las tantas actividades que se realizan por estos días en los matutinos de todos los centros escolares de este oriental territorio para recordar a José Martí, y  Karla no podía ser la única “orgullosa” de la casa por participar en la Marcha de las Antorchas como estudiante de primer año de la carrera de Medicina. Él también estrenó sus dones de sonero y le dieron “muchos aplausos”.

Dentro de pocas horas, el 27, la luz de las antorchas será una nueva promesa y llamado al combate, motivaciones que igual despertarán con las vigilias martianas los jóvenes que llenarán de cantos y patrióticos mensajes la Plaza Martiana, para al siguiente día sumarse al desfile del 28 de Enero, el día de su natalicio, protagonizado por los pioneros y devenido en un gran acto de pueblo porque familia-escuela- sociedad se funden a lo largo de las calles principales, homenaje que abarca con características propias todos los municipios y ciudades de la Isla.

Los organismos hacen también un esfuerzo especial para que estos proyectos, incluidos los Comunitarios, queden a la altura del respeto y la vigencia del Héroe Nacional de Cuba, más cuando se cumplen 125 años del valioso ensayo Nuestra América y hoy la Patria Grande defiende su presente Con todos y para el bien de Todos, una urgencia de todos los tiempos que nos legó con la fuerza de su palabra y el machete con que luchó por la independencia de los pueblos.

Carlitos duerme y Karla acaba de llegar. El abuelo le cuenta y en ese beso que después me confesó dio a su hermanito había, por cierto, la ternura del Ismaelillo y la nobleza de Pilar en los Zapaticos de Rosa… “toma, toma los míos, yo tengo más en mi casa”.  Ese himno de amor que fue Martí, enhorabuena, tiene raíces y nuevas por cierto.