20160128204432-homenaje-marti.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: De la Autora

La cercanía del 163 aniversario de su natalicio revive su memoria en todos los puntos cardinales, aún cuando los fenómenos naturales que tensan a los santiagueros con las anómalas condiciones sísmicas, las lluvias del occidente del país y el asomo para muchos tuneros de un invierno agradable y “sin abrigos” dan un matiz diferente a la vida en la Isla.

Empero el más universal de los cubanos, el Apóstol y autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada, está presente y el homenaje tendrá el clímax con los desfiles previstos para el 28 de Enero, aunque este fin de semana lo recordaron en el Este de esta ciudad – por donde sale el sol- los escolares de las distintas enseñanzas que tienen sus centros en los populosos y conocidos repartos Santos y Buena Vista.

Vestidos de exploradores y sus pañoletas rojas, los alumnos de la educación primaria mostraron sus iniciativas y la identificación que tienen con el ideario de José Martí, cuya obra aprenden mediante los Cuadernos Martianos, las lecturas en la biblioteca, los libros de textos, diferentes vías didácticas incluidas en los programas de estudio, la labor de los instructores de arte, las actividades patrióticas y la Historia de Cuba.

Igual vigencia perdura y destaca en los restantes tipos de Educación, incluida la Universitaria que protagoniza la Marcha de las Antorchas, el 27, y cuenta con las Aulas Martianas y las labores de investigación y extensión universitaria para conocer su pensamiento y participación en la lucha por la independencia de Cuba, en el suelo patrio, el exilio y viajes por América.

La sociedad tunera es privilegiada, además, al contar con la Plaza Martiana en el casco histórico de esta ciudad capital, una réplica de la casita de José Martí y la Sala Abdala de la Biblioteca Provincial que lleva su nombre, así como el busto que perpetua su memoria justo en el centro de este conjunto emblemático que integra el Complejo Martiano, al alcance también de quienes visiten estas tierras del oriente cubano.

Sus versos sencillos, La Revista  La Edad de Oro, personajes de sus cuentos en esta valiosa bibliografía dedicada especialmente a niñas y niños llenaron, otra vez, las calles del Este capitalino y cerraron la marcha con un acto en el Tanque de Buena Vista, un área multicultural reconstruida con gusto y armonía urbanística y resultado de los proyectos de cambio de imagen que, desde las últimas décadas, convierten a Las Tunas en una ciudad moderna, vital y demostrativa de las transformaciones que acontecen en la Patria de todos los cubanos.