20141221212625-10868229-388126837979065-5999113912231138560-n.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la WEB

Las expectativas fueron ciertas. ¡Los CINCO están en Cuba! El vaticinio de Fidel Castro de que volverían es este histórico 17 de diciembre del 2014 una danza de felicidad y justicia en los corazones de todos los cubanos y de quienes, a lo largo del planeta, unieron sus voces a la causa justa de Gerardo, Antonio, René, Ramón y Fernando, los antiterroristas cubanos encarcelados desde el 1998 en Estados Unidos.

Este miércoles calentó la invernal mañana de la Isla con noticias que empezaron a mover la opinión del país y los tuneros, radio-televidentes por excelencia y dados a los intercambios vecinales ante eventos de connotación pública o personal, apuraron las tareas domésticas y laborales para esperar el mediodía, hora en que se anunció por los Medios de Comunicación una intervención especial del Presidente Raúl Castro, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba.

A la sazón, la confirmación de la llegada a la Patria de Gerardo, Antonio y Ramón,  prisioneros  hasta hoy en cárceles norteamericanas,  provocó vítores y saltos de emoción por los barrios, hogares, centros de trabajo, escuelas e, incluso, entre desconocidos que se cruzaban en las calles y escuchaban la intervención del General de Ejército en sus móviles y altoparlantes que, por iniciativa propia, ciudadanos y entidades laborales y de servicios sacaron a la calle.

Igual mediante llamadas telefónicas entre amigos y familiares corrió la noticia, de similar impacto social que la liberación del contratista Alan Gross, preso en Cuba por acciones subversivas para desestabilizar al país mediante acciones de la USAID, un hecho que marcará para siempre un paso positivo hacia el mejoramiento de las relaciones entre el país caribeño y el gobierno de los Estados Unidos.

La intervención de Raúl Castro Ruz fue concisa y puntualizó la reiteración de la nación cubana de dialogar bajo el respeto de los derechos internacionales, la soberanía y las diferencias a continuar el diálogo sobre temas que pueden tener solución, a la vez que exhortó a que Estados Unidos a mover obstáculos referentes al bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene la Casa Blanca contra Cuba.

El Presidente Cubano agradeció al Vaticano y a la persona del Papa Francisco la posibilidad de estos positivos pasos, en aras de restablecer las relaciones diplomáticas y aprender a convivir en paz en medio de un diferendo político que hasta este histórico diciembre marcó la vida de ambas naciones. Similar gratitud hizo al gobierno de Canadá.

Estos hechos llenan de alegría a los cubanos y los habitantes de este oriental terruño de Las Tunas lo manifiesta de una manera concreta, casi unísona: ¡Ya están en Cuba los CINCO!, un anhelo que deviene regalo de fin de año para quienes aman la paz, tienden puentes y ponen el amor y la justicia por encima de todo, porque en cuestiones humanas son la esencia de la vida, aquí y en el mundo entero.