20141217154119-montajeavancestunas.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: De la autora

Para quienes del sol solo ven sus manchas o no soportan sostener por un instante el fulgor de los rayos puede que, a punto de cerrar el 2014 en Las Tunas, sientan la frustración de vivir en un lugar estático, donde apenas algunas que otras pinceladas marcan las diferencias con el año anterior.

Sin embargo, las transformaciones y avances se notan a simple vista sin que ello quiera decir que todo es perfección y el salto sea largo, al estilo de los super-récords. Sucede, más bien, que miran los éxitos sociales a partir de sí mismos y no siempre la cuenta les da.

Diferentes esferas muestran logros que no estaban en los pronósticos, a pesar de que la subjetividad del hombre y la objetividad de ciertos problemas limitaron los resultados. Tampoco es ocioso menospreciar las dificultades acumuladas e imprevistas, aún cuando el ritmo de la producción mercantil se mantiene en diciembre y noviembre cerró con un uno por ciento de sobrecumplimiento.

No es secreto que la planificación pudo hacerse, en determinados lugares, con un mayor juicio táctico a partir de los recursos existentes y la experiencia, un detalle nada despreciable cuando de hacer economía, proyectar pérdidas, obtener ganancias y perfilar futuro se trata.

La Empresa Azucarera –indica una información de la AIN – debió aportar más del 50 por ciento de los ingresos económicos a Las Tunas, pero dejó de fabricar 37 mil toneladas por la llegada tardía de recursos para reparar los ingenios, excesos de lluvia en los campos y falta de organización. De aquí que la tributación extra para llegar a la cifra alcanzada tuvieron que ponerla las unidades subordinadas a los Órganos Locales del Poder Popular, la Agricultura y las entidades de Productos Lácteos, Cárnica, Mayorista Minorista de Comercio y de Productos Universales.

Estas últimas, de conjunto, igual rindieron lo que les faltó a la Industria Alimenticia, Cerámica, Agropecuaria del municipio Jesús Menéndez y Comercializadora de Granos, la cual no alcanzó su programa a pesar de la ofensiva en la siembra de frijol caupí, de ciclo corto, y una alternativa para reemplazar al negro y al colorado.

En asuntos de producir no todo estuvo a la medida de lo que necesita el territorio para incrementar resultados elocuentes en etapas anteriores, aunque en el sector industrial la Fábrica de Artículos de Látex implantó récords para doce meses y entregó más de 6 millones de pares de guantes quirúrgicos al Ministerio de Salud Pública, donde el proyecto Todo por Salud permitió reparar unas 100 unidades del sector, entre ellas Consultorios Médicos que beneficiaron la calidad del servicio y la atención a pacientes.

En otro orden de satisfacciones, es notable la modernización del centro urbano de esta ciudad capital, así como la añorada construcción en el más habitado reparto de este municipio de una Plaza Cultural, con la cual la zona de Buena Vista tendrá por primera vez en siglos un área concebida para elevar la espiritualidad de sus habitantes y se eliminarán, con ella, determinados focos de indisciplina social y falta de higiene, viejos reclamos a encontrarles solución por parte de los residentes.

Los tuneros dieron firmes pasos hacia delante, aunque todavía no se aprovechen al máximo las potencialidades reales de su infraestructura económica y social, hecho que no descalifica la voluntad de preservar los avances y esperar el nuevo año 2015 con mejores perspectivas, sobre todo si partimos de que el presente ha sido un período de reacomodo esencial en todas las esferas del desarrollo local y nacional y el hombre, como sujeto activo de los cambios, tiene incidencia directa en que las curvas de rendimiento y prosperidad vayan en ascenso.