20140713073256-montajeoacientedolor.jpg

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Nunca pensó que esa mañana labrar el conuco, como siempre, le haría sentirse el hombre más inútil de la tierra. La finca en un lugar llamado La Guanábana, del municipio Las Tunas, no encantaba con el vuelo de los sinsontes ni los pájaros Dameros. Su dolor, en el medio de la espalda, lo anulaba todo.

Fue al médico y le diagnosticaron una sacro lumbalgia aguda. Después de veinte días con el tratamiento, no encontraba mejoría y decidió venir al Hospital General Docente Ernesto Guevara de la Serna, a la consulta de Ortopedia, del Cuerpo de Guardia. Un servicio que, con todas las especialidades, trabaja 24 horas y atiende de manera gratuita a cientos de tuneros y foráneos que necesitan asistencia médica de urgencia.

-          “No podía sentarme ni acostarme y mucho menos caminar y estar de pie. Era un dolor bien rebelde, como dice el doctor que me atendió. Y entonces se me remitió allí para valorarme y hacerme un bloqueo-, cuenta con una sonrisa que le ilumina el rostro a Omar González Morell.

En la muy visitada Clínica del Dolor de esa importante institución de Salud en la provincia llegan a diario decenas de enfermos, quienes reciben diferentes técnicas, procedimientos y terapias para aliviar sus dolores, igualmente sin costo alguno.

González Morell fue tratado con un bloqueo del nervio asiático y tres horas después repetía el nombre del Licenciado Luis y el Médico Residente Yusnier Rodríguez como sus ángeles de la guarda.

“Es una técnica maravillosa. Estoy que puedo picar caña, ya no me siento nada. En horas he sentido una mejoría  extraordinaria. Uno le debe mucho a la medicina nuestra, al amor con que te atienden los enfermeros y doctores, los técnicos, todo el mundo. Ahora me faltan dos sesiones más. Oiga, pero ya me paro y camino sin dolor. Es una maravilla, me parece increíble.”

Este sentimiento de Omar se multiplica en millones de millones, dentro y fuera del país. Y su felicidad la comparten también más de treinta tuneros que reciben el uso de la medicina regenerativa en el mayor centro hospitalario de Las Tunas, justamente en el servicio de Ortopedia, con el tratamiento con células madres para aliviar la artrosis de la cadera y la rodilla.

Tal como le sucedió a Omar con su visita a la Clínica del Dolor, refieren reducción del sufrimiento y un aumento en las funciones de las articulaciones, y agradecen que esa novedad esté al alcance de los habitantes de un territorio que es, sin dudas, muestra acuñada de los avances y el desarrollo de la Salud Pública cubana.

La utilización de tratamientos con células madres en Ortopedia, Angiología y Oftalmología  en Las Tunas confirma, una vez más, que el Bloqueo Económico, Financiero y Comercial impuesto contra el país por parte del gobierno de Estados Unidos no matará jamás la esperanza ni el empeño de dar más a quienes, en este archipiélago, requieren de la ciencia para seguir sus caminos.

En La Guanábana hay un campesino feliz. “Estoy como un sinsonte y jamás olvidaré a la Clínica del Dolor del hospital ni a ninguno de los especialistas que me atendieron allí y en Ortopedia. Pero sabe una cosa, ahora entendí mejor esa canción que dice… Cuba, que linda es Cuba…”. Y una sonrisa amplia, agradecida le vuelve a iluminar el rostro a Omar González Morell.