20140501205555-linfangitispacientejuan.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: G.G.G

Juan Díaz Espinosa es uno de los cientos de enfermos que en este oriental territorio de Las Tunas se beneficia con la vacuna conocida como Estafiloestrepto, elaborada en el Laboratorio provincial de Inmunoterapia para combatir y prevenir la linfangitis, una infección ocasionada por la inflamación de los vasos linfáticos.

Por primera vez de forma estable se suministra aquí el líquido inyectable, el cual es producto de un sostenido y loable trabajo científico – investigativo de los especialistas, médicos, enfermeras, laboratoristas, residentes y técnicos de este centro, único de su tipo y ubicado en áreas del Departamento y Consulta de Alergia, del policlínico docente  universitario Gustavo Aldereguía Lima, en esta ciudad.

El MSc. Doctor Edgar Rodríguez González, especialista de 2do grado en Alergología e igual categoría en Medicina General Integral, valoró de muy positivo el impacto que tiene entre los pacientes la vacuna, apta también para combatir las infecciones causadas por la bacteria Escherichia coli,  cuya especie comprende varios grupos y algunos de ellos producen hasta el 90 por ciento de las diarreas infantiles y la conocida como diarrea del viajero.

Jefe y fundador de ese importante laboratorio, creado en el 2006, Rodríguez González  explicó a 26 Digital  que solo en el año 2013 unos 27 mil 246 tuneros recibieron dosis vacunales para controlar los distintos tipos de alergia que padecen, con notables mejorías en la totalidad de los casos.

 Estas experiencias y resultados fueron destacados en el I Congreso Internacional Inmunoterapia en Alergología, celebrado en la provincia de Camagüey en el año 2007, con el trabajo “Eficacia de la Inmunoterapia con  Dermatophagoides Pteronysinus como tratamiento en pacientes alérgicos”,  del cual es autor.

Desde esa fecha hasta la actualidad, la labor de investigación, la aplicación de experiencias, la efectividad de los tratamientos con autovacunas bacterianas en pacientes con infecciones crónicas recurrentes y la constante perseverancia del equipo multidisciplinario que aquí labora, marcan un hito en el bienestar de los tuneros, quienes encuentran en la inmunoterapia un camino más sano y gratuito de aliviar sus dolencias y muchos, incluso, la sanación total.

La aplicación de la vacuna para evitar la linfangitis es una muestra. “Enseguida noté la mejoría y padezco de estas crisis desde los 20 años”, dijo a esta Redacción Juan Díaz, quien llegó a la consulta en un estado crítico y ya tiene la pierna en su estado normal.

Sin dudas, estas son las esencias que hacen la diferencia en la medicina cubana. El Laboratorio de Inmunoterapia de la consulta de Alergia del “Gustavo Aldereguía Lima”, en Las Tunas, es un oasis donde las manos del doctor Edgar y los demás especialistas no hacen milagros. Sencillamente, trabajan con amor, sabiduría y humanismo, y óptimo rigor científico.