20140418070209-dscf6044.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

De muchos modos posibles los escolares y docentes tuneros disfrutan su semana de receso escolar, establecida por la Resolución Ministerial No. 160/2011, siempre prevista en abril en saludo a la Victoria de Playa Girón.

Bautizada como la Semana de la Victoria, durante su decursar la familia y las instituciones culturales y deportivas se ponen en función de romper las rutinas cotidianas y facilitarles, fundamentalmente a los niños y niñas, ratos de esparcimiento que contribuyan de manera sana a renovar las energías, aprender y disfrutar del ocio desde una perspectiva integradora.

De esta suerte, la venta de libros, muestras de cine, funciones de teatro, payasos, programaciones infantiles en los Medios de Comunicación Masivos, excursiones y los conocidos Planes de la Calle en las comunidades están entre las ofertas de estos días de descanso.

También algunos deciden llegarse a las Bases de Campismo, visitar a familiares en territorios vecinos, ir a los parques de diversiones, jugar en áreas libres de las barriadas y aprovechar según modos y preferencias la Semana de la Victoria,  una jornada que recuerda en Cuba la batalla que marcó para siempre los destinos del país y está considerada como la primera derrota del imperialismo en América.