20140214172725-04lht-dentista-cancer.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

El programa cubano de detección de cáncer bucal extendido a la comunidad, único de su tipo en el mundo, permite desde la Atención Primaria de Salud que esta nación del Caribe esté entre las primeras con un alto índice de curabilidad de la enfermedad, la cual tiene una incidencia fuerte entre las lesiones  malignas que afectan a las personas en cualquier sitio del planeta.

Bajo el principio elemental de que la prevención es más importante que el diagnóstico temprano, Cuba exhibe hoy un decrecimiento superior al diez por ciento de la mortalidad por cáncer de labio, suelo de la boca, lengua y encía, gracias a ese sistema nacional implantado en 1982 y reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las clínicas dentales – como les nombran los pacientes – brindan los servicios estomatológicos gratis y están enclavadas, regularmente, en la misma área de los policlínicos, donde atienden de manera especializada a la población de los Consultorios Médicos de la Familia, núcleo de este esquema sanitario, el cual contempla también visitas a las escuelas y guarderías infantiles para educar y chequear el estado bucal de los escolares, en la primera infancia.

El Doctor en Ciencias Julio César Santana Garay, presidente Honorario del Comité de Prevención de Cáncer en Latinoamérica, dijo en declaraciones a la Agencia de Información Nacional que el cáncer en la boca figura entre las diez primeras manifestaciones de tipo maligno en el mundo, mientras Cuba se ubica aproximadamente en el sexto lugar.

Igualmente recalcó que los adultos deben hacerse, al menos una vez por semana, el auto- examen bucal, luego de insistir en mantener una buena higiene dental y ante cualquier alteración –léase manchas blancas, rojas o de otro color, aumento de tejido blando o duro, úlcera o dureza – consultar al estomatólogo, por la importancia de eliminar los estados y lesiones premalignas.

Observó también que las personas de alto riesgo –fumadores o bebedores- deben ser minuciosos con estos chequeos, pues el cáncer constituye la primera causa de muerte en Cuba.

En Las Tunas, como en el resto del país, este programa prioriza la observancia sistemática y asume las dinámicas para cada caso, como corrobora una investigación específica de la doctora Dafne Mancebo Rodríguez, en el policlínico Guillermo Tejas, de esta ciudad, la cual arrojó que la lesión de mayor preponderancia es la leucoplasia, en tanto la mayoría de los pacientes afectados son hombres, entre las edades de 35 a 59 años.