20131122092103-susana10.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Fotos: De la autora

Susana Álvarez Rodríguez levanta la mano. El delegado Ricardo Romero Drake le otorga la palabra. Comienza así el ejercicio popular de democracia que acontece en cualquier lugar del país cuando se habla en Cuba del Proceso de Rendición de Cuentas, una reunión donde el barrio se mira así mismo, señala los problemas que afectan la comunidad o reconocen que las soluciones a los planteamientos se resolvieron, quedaron a medias o no se hizo nada.

Esta vez el hecho ocurre en la Circunscripción 123 de la Zona 268, del Consejo Popular 18 de la ciudad de Las Tunas. Como establece el Orden del Día, se le informa a los electores de la gestión realizada en el período anterior, donde uno de los encomios más aplaudidos fue la impermeabilización y pintura de los edificios multifamiliares, un reclamo que por años estuvo a la espera de respuesta.

Sin embargo, el planteamiento de Susana hace llamar la atención sobre la necesidad de mejorar esta imprescindible reparación y no dar por cumplida una demanda unánime de los inquilinos. La mayoría de los balcones, ventanas y puertas están en mal estado. Se recoge en acta y se informa que el proyecto de priorizar la atención a la vivienda, por primera vez en décadas, no es solo un punto rojo de la agenda pública, sino de la Unidad Inversionista de la Vivienda.

La mala iluminación de los centros escolares de la comunidad, el seminternado Rafael Martínez y la escuela Tony Alomá, así como las vías de acceso a las mismas requieren de una solución priorizada, señala el elector José Marañón, luego que Migdalia Betancourt denuncia la mala calidad de algunos productos cárnicos que se expenden en la red de Mercados Liberados, de la Cadena Ideal.

Nadie deja de apuntar lo que encuentra desaliñado en el entorno. La recogida de desechos en los vertederos, la ubicación de los colectores de basura en áreas aledañas al Circulo Infantil de la barriada, la invasión de ruido de quienes violan con música estridente los horarios de silencio, la limpieza de las áreas verdes y el exceso de velocidad de los vehículos que circulan por una zona donde, por la cantidad de habitantes, hay un transitar constante de escolares y ancianos, los más vulnerables al peligro de un accidente fatal.

No faltaron tampoco los aplausos para las cosas buenas que sucedieron en la etapa como la reparación de la avenida Primero de Enero, la reposición de las luminarias rotas del alumbrado público, la extensión del horario de la farmacia, la solidaridad humana ante situaciones familiares de algunos electores y el fortalecimiento del trabajo de los grupos comunitarios en general.  

Las iniciativas también afloraron para confirmar ese distingo que enaltece a los cubanos, en momentos en los cuales la nación ha decidido poner puntos a las íes por el mejoramiento social. Leonor Báez Sánchez, presidenta del CDR 3, reconoció la correcta actitud de los jóvenes Ricardo Acosta, Lloansy Díaz, Mario Milanés, Iosmany Lorenzo e Iosmel Lorenzo “como ejemplos a imitar y la mejor enseñanza que pueden recibir aquí, en el barrio, los más pequeños, ahora que hablamos del rescate de valores en la familia y la sociedad”.

Un ejercicio democrático y altruista, a la vez estimulante, fue el colofón de esta asamblea de Rendición de Cuentas del Consejo 18, donde tendrán lugar un total de 66 y de las cuales se han realizado a esta fecha doce, en un proceso que se extenderá hasta el próximo 10 de diciembre, con la presencia de  representantes de los diversos organismos encargados de asumir y solucionar las demandas de los electores, tramitadas por los Delegados del Poder Popular.