20131115152754-images.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

En el XX Congreso cubano de Urología quedó demostrado el innegable avance que logra la cirugía de mínimo acceso en los servicios quirúrgicos de esta especialidad, en la cual cerca del 90 por ciento de las intervenciones se realizan por esa técnica.

Concebir más de cuatro décadas atrás este éxito de la medicina en Cuba era una utopía, sobre todo para los pacientes con litiasis a nivel de riñón como la tunera Simona Carrasco, quien todavía siente molestias en la enorme cicatriz que le  atraviesa el abdomen y cuya operación, incluso, se hizo en Camagüey por el desarrollo dispar de las ciencias médicas existente, entonces, en los distintos territorios del país.

Actualmente, la realidad favorece por igual a todas las provincias cubanas y se trabaja por un equilibrio, tanto material como humano, de optimización científica que permita resolver las diferentes patologías clínicas y especializadas en el lugar de origen de los enfermos, con el consiguiente beneficio que reporta al pueblo y al sistema de la Salud Pública.

La Doctora en Ciencia y jefa de los servicios de Urología del Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso, Tania González, en declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias (AIN), dijo que a esa institución asistencial le correspondió la introducción, desarrollo y generalización en el país de esta cirugía mínimamente invasiva, así como el entrenamiento de los urólogos que hoy la ejercen.

Igual destacó la galeno que todos los servicios de la Isla tienen la tecnología para practicar intervenciones quirúrgicas de mínimo acceso de la parte inferior del tracto urinario, que comprende fundamentalmente las enfermedades de la vejiga y la próstata.

A raíz del recién terminado XX Congreso cubano de Urología, que sesionó en La Habana con especialistas nacionales y extranjeros, trascendió que una gran parte de los territorios también están equipados y entrenados los especialistas para realizar la cirugía endoscópica del tracto urinario superior, como las litiasis a nivel del riñón y del uréter.

En lo referente al cáncer renal, Cuba desarrolla las técnicas de cirugía radical y la conservadora de nefronas y esta última, según explicó la especialista, evita en un futuro que incrementen los pacientes con insuficiencia renal y desde ahora se conserva la mayor parte de los riñones con tumores, teniendo en cuenta la alta expectativa de vida de la población, destacó a la AIN.

Igual aclaró – dice la noticia de referencia- que en el campo oncológico los resultados de esta intervención quirúrgica son similares a los de la cirugía abierta, luego de apuntar sus ventajas en cuanto a ser menos invasiva y facilitar una recuperación más rápida del enfermo, quien puede incorporarse en breve a sus actividades sociales y laborales.