20131111171142-stories-salud-cncer-de-mamansp-157.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Una de las patologías que ocupa prioridad en los programas de atención de la Salud Pública en Las Tunas es el cáncer, por lo cual se lleva a vías de hecho la realización de pesquisas y exámenes encaminados a detectar de manera precoz su aparición en los distintos tipos de pacientes, ya sean de alto riesgo o calificados como población sana.

El esfuerzo está encaminado a tomar estrategias que permitan prevenir la enfermedad o combatirla en los primeros estadios de su aparición, por ser esa dolencia la primera causa de muerte en este oriental territorio cubano.

Detectar los tumores malignos en el colon forma parte de las investigaciones de los especialistas tuneros, quienes mediante las áreas de salud y el programa del Médico y Enfermera de la Familia ponen a disposición gratuita del pueblo los exámenes clínicos, más para aquellas personas que padecen de diarreas frecuentes, sufren cambios en sus hábitos intestinales y tienen trastornos digestivos, entre otras señales de alerta.

Similar importancia se le concede, entre los pacientes masculinos mayores de 50 años, a las pruebas de antígenos específicos de la próstata (PSA), las que igual se realizan anualmente a portadores de antecedentes patológicos familiares, pues este tipo de cáncer es muy frecuente en los hombres y uno de los primeros padecimientos que los llevan a la muerte.

Unido a esta facilidad que tienen los enfermos de acceder al Programa de Control y Prevención de las Enfermedades Oncológicas desde su propia comunidad, mediante la solicitud de los análisis en los consultorios médicos, el pesquisaje resulta muy benévolo porque la prueba consiste en tomar una muestra de sangre, algo mucho menos traumático que las biopsias o el rechazado tacto rectal.

Las neoplasias en sus diferentes patologías se incrementan a nivel mundial y Cuba no escapa de esta tendencia mortal en su población, por lo que cada día revitaliza sus acciones sanitarias y busca métodos y alternativas que salven a cubanas y cubanos de esos males irreversibles que oscurecen la vida, incluso poco después del nacimiento.