20131006220928-anaisyrocio.jpg

 

Texto y Fotos Graciela Guerrero Garay

Ya en los matutinos de las escuelas cubanas comienzan a resaltar las legendarias figuras de Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos, como parte de la tradicional jornada de homenaje que, cada octubre, hacen converger sus ideales revolucionarios y existencialistas en la Mayor de las Antillas.  

La pequeña Anita el día 8, justo cuando cayó en La Higuera el Guerrillero Heroico, recibirá su pañoleta de pionera, la cual la convertirá en un miembro más de la Organización de Pioneros José Martí. Como ella, cientos de miles por todo el archipiélago recibirán el atributo de la OPJM y jurarán ser como el Che.

Desde el inicio del curso, cuando manifestó a esta reportera que “estaba grande porque iba para primer grado”, espera el momento y la mamá avaló sus palabras al confirmar que, en la casa, guarda en “su cofre de tesoros, las pañoletas azules y rojas que pertenecieron a la hermana”, quien ya cursa el segundo año de la Secundaria Básica.

Estas hermosas vivencias se complementan con diferentes actividades en los centros escolares y laborales de Las Tunas, en los cuales proyectan veladas  político-culturales, mítines,  visitas a sitiales históricos, lecturas de sus diarios de campañas, conversatorios con combatientes y compañeros de lucha del Che y Camilo y otras iniciativas que resalten los valores, de quienes son paradigmas del triunfo y la consolidación de la Revolución en Cuba.

Por todo el archipiélago, niñas, niños, jóvenes, trabajadores y pueblo en general convierten al otoñal mes de octubre en una primavera de versos, compromisos, anécdotas y memorias sobre la vida y vigencia de ambos combatientes, al tiempo que los espacios radiales y televisivos y los Medios de Comunicación impresos y digitales difunden pasajes de la historia de Cuba donde, en diferentes etapas de la gesta de liberación, el protagonismo de ambos Comandantes fue un hálito de luz para alcanzar la victoria.

El próximo 8 de octubre la inmortal presencia de Ernesto Guevara estará como baluarte y empuje del quehacer cotidiano de cubanas y cubanos,  mientras que el 28 el homenaje a Camilo hará cadenetas de flores en ríos y mares de la Isla, hechos que forman sólidas tradiciones patrias en un país que, convencido de la necesidad de mejorar su proyecto socialista, trabaja con denuedo para consolidar su empeño y cambiar todo lo que pueda significar más justicia, bienestar y prosperidad para la sociedad.