20130913084837-concierto03.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Ladyrene Pérez (Cubadebate)

Llenos de ese valor interminable que llevan cubanas y cubanos en la piel cuando de hacer Patria, justicia y solidaridad se trata, este 12 de septiembre el caimán del Caribe, Cuba, erupcionó a favor de los CINCO con una jornada de alegría, amor y compromiso político en reclamo del regreso y la liberación de Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Gerardo Hernández y Fernando González, quienes permanecen injustamente condenados en cárceles de Estados Unidos.

Este homenaje especial de apoyo que resaltó por el mensaje de fidelidad entronado en la leyenda de los lazos amarillos, tuvo su clímax en el país con una Gala Cultural en la Tribuna Antimperialista, de Ciudad de La Habana, en la que estuvieron presente René González y las madres, esposas y familiares de nuestros compatriotas antiterroristas, quienes cumplieron este jueves 15 años de ser victimas de un manipulado proceso judicial en el sur de la Florida.

Por el resto del archipiélago no fue menor el respaldo a los Cinco Héroes y primó un ambiente de hermandad, en tanto se realizaron diferentes actividades en escuelas, centros de trabajo, comunidades y plazas públicas, todas identificadas con el color amarillo, detalle simbólico de la nueva campaña que recorrió el mundo y encontró eco en naciones y personas amigas de la Isla, así como en los ciudadanos que enarbolan las banderas de la justicia y condenan el terrorismo del gobierno de los Estados Unidos.

Cuba fue este 12 de septiembre un himno de paz y cubanas y cubanos encontraron diferentes modos de exponer su voluntad de exigir el regreso de sus hermanos de ideas, en lo que representa un paso adelante en la lucha nacional e internacional por su excarcelación, considerada por millones de seres en el planeta como una absurda violación de las normas éticas del ejercicio del Derecho y una agresión mantenida por el gobierno de Obama, luego de demostrarse que a los CINCO no se le pueden imputar los cargos penales que generaron sus largas y arbitrarias condenas.