20130618081436-telefonia-movil-3024288.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

En este territorio cubano, bautizado como el Balcón del Oriente, de sus 525 mil 729 residentes –según datos del Censo de Población y Vivienda 2012-, más de 40 mil utilizan servicios de telefonía celular, lo que avala las preferencias públicas de esa modalidad y los esfuerzos de ETECSA por ganarle espacio a las zonas de silencio en la provincia.

En diciembre del pasado año, en un documento de gestión presentado en la plenaria del Parlamento, el Ministerio de Informática y las Comunicaciones explicó los estudios y proyectos encaminados a ampliar el acceso a Internet y abaratar los costos en los móviles, voluntades políticas que se materializan ya para beneficio colectivo y en correspondencia con los recursos disponibles.

La opción “el que llama paga” y la extensión de utilidad de las líneas adquiridas, anunciadas para implementar en el actual año, están en vigor y el estado de opinión general se inclina a dar beneplácito a la oferta, calificada por cubanos y cubanas como muy atractiva, aún cuando todavía sigue caro el servicio para la mayoría de la población.

Gracias al cumplimiento de la política estatal al respecto y los cambios que acontecen en la Isla, ETECSA en Las Tunas logra dar cobertura celular al 75 por ciento de su geografía  y trabaja, en determinadas localidades, en la habilitación de radio bases para reducir las áreas de silencio y mejorar el alcance en interiores, en el largo camino de mejorar la atención al cliente y aprovechar las potencialidades tecnológicas disponibles.

El resultado de este esfuerzo permite hoy tener señal en las principales vías del territorio, incluida la Carretera Central y las cabeceras municipales, así como en  zonas turísticas y de recreo; mientras los planes inversionistas se mantienen en constante explotación debido a la demanda, razón por la cual hasta el 2015 hay proyectos de montar más radio bases y ampliar las facilidades relacionadas con los móviles, una alternativa comunicacional que en Cuba también se pone en función del conocimiento y la cultura, mediante diferentes software y aplicaciones destinadas para ello.