20130529044101-escuelashe.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: G.G.G

El derecho gratuito y generalizado de la educación en Cuba genera, por estos días y ante la proximidad de junio, un esfuerzo adicional en las familias cubanas y en todos los centros docentes del país, en los cuales comienzan a cerrarse las clases del último período y se intensifican los repasos para garantizar promociones de calidad, uno de los objetivos esenciales fortalecidos en el Curso Escolar 2012-2013.

En ese sentido, el binomio padres- educadores intercambia valoraciones sobre el estado individual del rendimiento de los alumnos, mientras las tareas escolares se perfilan con la intencionalidad de erradicar las dificultades de manera selectiva y grupal, donde sea necesario, con el propósito de personalizar la atención y ganar en el cumplimiento de las metas del sector, el cual avanza de manera general en su proyecto de perfeccionamiento.

La enseñanza primaria, por ejemplo,  redobla esfuerzos desde primero a sexto grados, al tiempo que hace hincapié en el vencimiento exitoso de los programas planificados para los niños de segundo y cuarto pues ahí se define, a criterio de especialistas, el conocimiento y la trayectoria con la cual terminará el estudiante este nivel elemental, anterior a la secundaria básica.

No menos acontece de séptimo a noveno grados en lo referente a la preparación individual y colectiva, materializada en estos meses restantes al cierre del calendario con la activación de las llamadas Casas de Estudio, reflexiones con la familia y profesores para exigir y controlar los repasos, exámenes de comprobación y cuantas tareas faciliten un ambiente que contribuya al éxito final del calendario.

En el resto de las enseñanzas no es menor la preocupación de los claustros docentes para que, ante la evidente proximidad de las pruebas finales, estas acciones – permanentes durante el período lectivo- rindan los frutos deseados y estén en coherencia con el impulso de las metas en esta decisiva etapa.

El año escolar 2012-2013 en Cuba inició en septiembre con una matrícula en la Educación General de más de un millón 890 mil alumnos, cifra que significa unos 34 mil menos al anterior (2011-2012), debido a la disminución en la Isla de la población en edad escolar.

Sin embargo, en el presente funcionan  22 escuelas pedagógicas con más de 20 mil matriculados, entre los cuales unos siete mil fueron de nuevo ingreso con la consiguiente perspectiva de garantizar los déficit de maestros que, en los últimos tiempos, afecta a este Ministerio, el cual se fortalecerá sin dudas con la primera graduación en el 2014 de estos importantes centros.

Estudiar, consolidar lo aprendido y “apretar” lo que pudiera estar suelto en el mundo del conocimiento de los educandos, tensa a las familias cubanas y a quienes integran uno de los sectores que con mayor vivencia da fe de cuantas barreras cotidianas desafía, para consolidar las transformaciones implementadas en los diferentes niveles del Sistema Nacional de Educación.