20130419210357-elparque.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Desde el 14 de abril, cubanos y tuneros siguen muy de cerca los acontecimientos que marcan el ambiente político-social de Venezuela y este viernes, de manera especial, junto al respaldo unánime al pueblo de esa hermana nación, aflora ese sentimiento solidario por Nicolás Maduro, a la vez que están muy pendientes del acto de envestidura que tendrá lugar hoy en Caracas.

La alegría y las condenas a los focos de violencia desencadenados por la derecha y su principal gestor, el ex candidato Henrique Capriles, se mezclan en los comentarios que manifiesta la población en esta capital de la oriental provincia de Las Tunas, en los lugares habituales de convergencia en las mañanas como los puntos de venta de leche, pan, mercados de alimentos y las paradas de ómnibus, donde es tradicional que resalte esa camaradería espontánea que distingue la identidad de los cubanos.

Julia la O, quien tiene a su hija en la Misión Barrio Adentro, enfatizó a 26 Digital que ella, como todas las madres cubanas, repudian la actitud fascista de los elementos antichavistas y manifestó que todo es un plan del imperialismo, “porque el gobierno de los Estados Unidos no quiere reconocer el triunfo de Maduro, pero los tuneros y Cuba entera apoyamos a Venezuela, amamos por siempre a Chávez y no dejaremos de ayudar a nuestros hermanos de América Latina y donde haga falta.”

Esta respuesta de La O se acuna también en los cubanos, quienes desde sus puestos de trabajo, en los barrios y en los centros de salud – donde existen cientos de egresados que han prestado servicio en estos 10 años de esa hermosa tarea y muchos colaboradores actuales- manifestaron su apoyo mediante diferentes vías individuales y colectivas, desde se produjeron el pasado domingo las elecciones presidenciales y resultó electo, en total democracia, Nicolás Maduro.

Hoy viernes tendrá lugar la ceremonia oficial de envestidura de Maduro y allí, una vez más, los corazones y el pensamiento de los tuneros y de la Isla harán presencia de espíritu con esa fuerza vital que une a estas naciones y representa, con hechos, ese halo de unidad que envuelve sin dudas a nuestra América Latina.