20130413071447-lago-1.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Aunque no se puede hablar de un verano típicamente tropical en lo que va del presente 2013, los tuneros no desperdician las potencialidades de su agradable naturaleza y aprovechan sus espacios de tiempo libre en las instalaciones del Campismo Popular,  una opción que en Cuba gana cada vez más preferencia.

La novel oferta de Aventura y Naturaleza cautiva entre los paquetes de venta que ofrece este Grupo Empresarial en Las Tunas, luego que el pasado verano estrenara encantos ese tipo de turismo en el Lago Azul, ubicado a 36 kilómetros de esta ciudad capital y cuyas aguas son ricas en sales minerales.

Con una fauna y flora natural envidiables, lo que algunos bautizan como la poseta azul plateada – color que debe a la otrora existencia en el lugar de una mina de caolín-, figura actualmente en los destinos preferidos de quienes buscan un día bajo tiendas de campañas, entre montañas de arena y el servicio de “todo incluido”.

Ello tiene que ver con el incremento del número de campistas-día que se reporta a esta altura del año, aunque restan meses para la arrancada de la etapa caliente del verano, julio y agosto, donde trabajadores y estudiantes disfrutan de vacaciones masivas.

Las excursiones proyectan también como un plato fuerte entre los atractivos estivales, con un crecimiento por encima del 50 por ciento en la última etapa, cifra que confirma al Campismo Popular como la opción de preferencia para tuneros y cubanos, luego de que las instalaciones en todo el país elevaron su calidad habitacional y un proceso renovador en la logística y los servicios respaldan las ofertas y precios.

Más que slogan promocional, es una realidad tangible que Cuba es un eterno verano y sus riquezas naturales una invitación permanente, hecho que avalan los más de 30 millones de personas que han disfrutado de esta modalidad recreativa, sana e inteligente desde su fundación, en Pinar del Río, en 1981, por el líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz.