20130224193209-ninoalejandro.jpg

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Dentro de una semana comenzará en Cuba la Campaña Nacional de Vacunación Antipoliomielítica, en la que se inmunizarán más de medio millón de niñas y niños  a lo largo y ancho de la Isla, donde esta letal enfermedad está totalmente erradicada desde 1962.

En América Latina, la pequeña nación del Caribe fue la primera en eliminar la poliomielitis, que está a punto de desaparecer y de la cual se registraron 96 casos en el mundo durante 2012, lo que significa una reducción de dos tercios en comparación con las cifras del 2011.

La polio – como también se le conoce- es causada por tres tipos de poliovirus y tradicionalmente afecta a los infantes, quienes de recibir la vacuna consecutivamente como prescribe la clínica los protege de por vida, pues esta infección es prevenible pero no curable y deja secuelas de parálisis permanente, sobre todo en las piernas, y puede causar la muerte cuando los músculos respiratorios también se paralizan.

En su primera etapa, del  1 al 7 de marzo, se le suministrará una dosis oral a 386 mil 887 niñas y niños cubanos menores de tres años (es decir, un mes de nacidos hasta dos años, 11 meses y 29 días), mientras en el segundo ciclo recibirán la segunda dosis y se inmunizarán  con la reactivación a los de nueve años, durante los días del 19 al 25 de abril.

Esta profilaxis se acompaña en Cuba con orientaciones precisas a la familia, para que la vacunación cumpla sus objetivos, en tanto a los infantes se le aplica la vacuna en sus casas por la enfermera de la comunidad, en los Consultorios Médicos del barrio y en las escuelas, y se precisan las indicaciones sanitarias que impiden recibir el caramelo antipolio, como no tomar agua una media hora antes o después de ingerir la dosis o estar bajo estados febriles,  de vómitos o diarreas.

La tendencia actual de esta mortal enfermedad va, enhorabuena, en declive en el mundo aunque todavía existen naciones con polio endémica como Afganistán, Pakistán y Nigeria.