20121115163515-gracelibro1.jpg

Aquí les dejo un poema de mi recién editado poemario Diva Desnuda, por la Editorial Glorieta. Ya está a la venta. Al igual que mi libro Un hombre sin sombras, de la Editorial Letras Vivas

 

Triactos 

 

                        ACTO I

Desata al gavilán del beso.

Busca  en tu sino la sensación exacta,

la pura,

        la única,

            la irrepetible,

                 la nuestra.

Sacude al mundo con la punta del dedo.

Dirige proa al río de la suerte.

Quédate ahí

                tranquilo,

                            sin miedo.

La ternura se escala poco a poco,

para no despertar los sensores de infierno.

Ya. Todo está aquí. Navegamos.

El timón del deseo camina rumbo sur.

No lo quebrantes. Disfruta sus entornos.

Es un viaje de amor.

Se llega a puerto, siempre.

                       

                         ACTO II

A tus lanzas no mostraré el escudo.

Hagamos un pacto:

                                   Soltemos las velas,

                                           rompamos la brújula,

                                                     los mapas.

Viajemos. No más.

Olvida el sur y el clítoris.

Ignora al tiburón de aletas negras.

Descansa acá…en los peñones tibios,

                                   puntiagudos,

                                          vírgenes,

                                                mafiosos.

Sacude el ancla.

La tormenta del tiempo borró los arrecifes.

Cálida fiebre la del mar esta noche.

Las estrellas parecen mariposas.

No hay marinos,

                          ni leyes,

                                     ni códigos absurdos.

Es nuestro viaje. Basta.                

                         

 

                 ACTO III

 

Cuidado; podemos estropear el viaje.

Reduce la velocidad de los motores.

No rompas la inercia,

sumérgete como si no quisieras,

el puerto espera si se sabe llegar.

Apresúrate ahora. El viento está a favor,

                                   desándalo,

                                         conquístalo,

                                               absórbelo.

Clávale el ancla.

No dejes que el embrujo fenezca al suspiro del éxtasis.

En este viaje nuestro, nada tiene sentido

                                                        sin volver a empezar.