20120912224837-400-censo-cuba.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando el Censo de Población y Viviendas 2012 en Cuba está virtualmente a las puertas de cada hogar en la Mayor de las Antillas, los más de 60 mil estudiantes y alrededor de 11 mil profesores que recibieron su preparación previa para asumir este proceso siguen en las aulas y el terreno, para garantizar que la calidad y la exactitud de los datos a registrar correspondan a las expectativas y la relevancia del mismo.

A las enseñanzas Técnica Profesional  y Superior pertenecen los alumnos, quienes participarán como enumeradores directos en las comunidades – tanto en el campo como en la ciudad- y otros supervisarán el trabajo de terreno, donde a casa por casa se llevará un amplio formulario que aportará, al final de la investigación estadística, una información necesaria y real para el país y los proyectos de desarrollo futuro.

En Las Tunas toda la actividad relacionada con el Censo  marcha según los cronogramas previstos, éxito que también marca el desempeño en el resto de la nación, apremiada de realizar un estudio de esta envergadura  para actuar más organizadamente  y conocer el presente de su sociedad, que no se sometía a una encuesta de estas características desde el 2002.

El pueblo, por su parte, espera este Censo   dispuesto a cooperar en ofrecer datos fidedignos, al tiempo que Cuba del 15 al 24 de este mes se enfrascará en una valiosa tarea, que en muchos casos representa la única fuente eficaz de obtener datos y números primordiales en temas de población para, en consecuencia, llevar a vías de hecho las consiguientes políticas a aplicar para beneficios específicos de los diversos grupos que la integran.