20120813163815-fidel-pionerosg.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Roberto Morejón (Juventud Rebelde Digital)

El almanaque marca su día, Comandante. Y no podemos dejar de desearle lo que anida su corazón gigante, humano, universal, valiente y guerrillero. La Patria agradecida lleva su presencia, como siempre, en todas las batallas cotidianas. Su ideal está en todo. En la sonrisa de los niños que juegan por las calles. En el llanto de vida de los que nacen para seguir la huella y sus caminos.

Las nuevas brisas de la transformación y el mejoramiento de la sociedad tienen la fuerza de sus brazos y su palabra. De la virtud que simbolizan sus previsoras y profundas Reflexiones. Cuba y los cubanos cultivarán eternamente las semillas que con esmero cuidó y multiplicó – multiplica- a lo largo de su vida. Las que internacionalizó para que el pan y los peces nutrieran la historia de otros pueblos y la libertad, que defendió con el fusil y las ideas de Martí, sean pedestal y derecho de cualquier hombre en el planeta.

¡Feliz cumpleaños, Comandante! Este 13 de agosto los pensamientos buenos llenarán de regalos sus hacendosas manos. La alegría de tenerlo, omnipresente y vivo, motivará las fiestas y el homenaje de lunes. Alienta las metas. Es el agua y el abono de los retoños que reverdecen en los campos, de las viviendas que se construyen, de los parques y las obras sociales que por doquier dan señales de avance y esperanza.

Salud, Fidel, salud. Las guitarras y las voces harán coro hoy para cantarle a su presencia desde Maisí hasta el Cabo de San Antonio. Cada terruño, en el monte y la ciudad, como el nuestro, lanzará desde el corazón una luz blanca que lo ilumine y fortalezca. Es la luz que usted, Comandante, bajó de la montaña y jamás permite que se apague.

Y en ese manantial de sus  batallas, nos unimos, donde convergen sueños y certezas, amor y respeto, lealtad y voluntad, para decirle Venceremos. ¡Felicidades eternamente Comandante!