20120610072108-220px-venus-transit-2012-minneapolis-tlr1.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: De la WEB

El reciente y espectacular paseo que hizo el planeta Venus entre la tierra y el sol, durante casi siete horas, continúa marcando titulares por la influencia que tiene sobre toda energía de vida y proceso en la madre Gaia, según informaciones, predicciones y reflexiones de astrólogos y psicotaroristas de reconocido prestigio internacional.

Hoy millones de seres humanos que siguieron el evento, que volverá a ocurrir en el 2117, se interesan por conocer los efectos sobre sus signos zodiacales, sus naciones y el futuro de los días por venir, mientras científicos e investigadores acopian toda la información posible para sus estudios, más ahora que la potente tecnología les permite comparar el viaje anterior, que aconteció en el 2004.

Según Diana Sirak, en declaraciones difundidas en Puerto Rico, en esta oportunidad se notarán desajustes y expectativas con resultados irregulares en los planes económicos, sociales, políticos y espirituales, con diferencias marcadas por las gradaciones, coordenadas y aspectos propios de cada país, persona o actividad.

La astróloga dijo también que otra de las influencias que destacan será la resistencia colectiva a aceptar normativas gubernamentales, “pero esta vez por medio de herramientas inusuales y sorpresivas”, al tiempo que declaró que en lo político habrá planificación con resultados tardíos e insatisfactorios, mientras que en lo espiritual prevalecerá la “necesidad  de una cercanía mayor a la unidad”.

Sobre los signos zodiacales declaró que Aries, Leo y Sagitario sentirán imperiosos deseos de encontrar equilibrio en sus relaciones de pareja; Tauro, Virgo y Capricornio “una necesidad elemental de apoyo y comprensión del entorno social, más allá de roces y rutas separatistas”, en tanto Géminis, Libra y Acuario soltarán la energía para redefinir sus estados de vida.

Luego de afirmar que Piscis, Cáncer y Escorpio se sentirán óptimos y deben evitar imponer rigidez sobre los demás, Sirak orientó que para aprovechar el efecto venusino debería primar la valoración de los sentimientos de solidaridad y mirar al otro como uno, para “estar finalmente sincronizados con el ambiente exterior”.

Para otros entendidos como Johan Calleman el acontecimiento es un punto unificador para el yo y la humanidad, que puede verse reflejada a sí misma mientras da un  paso hacia el camino a la iluminación, teniendo lugar dos días después de un importante cambio ondulatorio en el calendario Maya, civilización que describió completamente en el códice Dresden el ciclo completo de Venus.

Los tránsitos de Venus son muy raros al estar en pares separados por más de cien años y es análogo a los eclipses solares causados por la luna, y llamaron la atención por primera vez en el siglo XVIII.