20120515164300-frutas-melocoton.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de Tiempo21

Aunque las tierras de este Balcón Oriental no están aptas para el cultivo del durazno, las 500 hectáreas del beneficioso fruto que se cosechan con buenos resultados en Cuba es una noticia bien recibida por los tuneros, por lo que significa para la diversificación del Programa  de la Agricultura Urbana y la elaboración de jugos y conservas destinado a la alimentación del pueblo.

El director del Grupo Nacional de la Agricultura Urbana y Suburbana, doctor Adolfo Rodríguez, indicó que los mayores volúmenes  del  melocotón, que gusta mucho a los cubanos, se localizan en los territorios de Artemisa, Mayabeque, Pinar del Río, Matanzas y Sancti Spíritus, en tanto se trabaja para extenderlo en el país por los resultados que ya muestra en determinadas zonas.

Rodríguez, en declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias (AIN), añadió que se adapta muy bien al medio ambiental  del archipiélago, fundamentalmente al mezo clima de las montañas, al tiempo que destacó que prolifera y pare con altos rendimientos en los meses de abril y mayo.

Alcanzar las mayores cantidades del benévolo fruto en cada cosecha es el objetivo esencial de este Programa de la Agricultura en Cuba, donde hay evidencias como las del municipio Yateras, en la oriental provincia de Guantánamo, de que es una meta posible y superable al recolectarse de una sola planta unos 700 melocotones, éxito que también logró Adelaida Arístides, quien en el patio de su casa recogió 800 y es hasta la fecha el árbol más productivo del que se tenga conocimiento.

El durazno es originario de la China y se conoce desde hace 3. 000 años antes de Cristo, desde donde pasó a Persia, de ahí que su nombre en latín sea Prunus persica, y se afirma que en el 330 a.c. su consumo se extendió a Grecia y no llegó a Europa hasta la Edad Media. Es propio de climas templados y un gran portador de carotenos y muy rico en hidratos de carbono.

Sus propiedades alimenticias lo hacen clasificar entre los veinte alimentos esenciales para una vida sana, por los beneficios que reporta en afecciones como la anemia, el colesterol, el sistema inmunológico, el crecimiento óseo y tejidos del sistema nervioso en los niños, la Gota y el control de azúcar en sangre, entre otros.