20120501150740-1-de-mayo-tr.jpg

 

Un amanecer de banderas cubanas

Por Graciela Guerrero Garay

Para los cubanos el sol y el amanecer rompieron las rutinas cotidianas. En La Habana, desde horas bien tempranas, según la lejanía de la histórica Plaza de la Revolución José Martí, comenzaron a trasladarse los trabajadores. La cita era a las 7:30 de la mañana y cada bloque estaba en su lugar previsto. Como siempre, un desfile multitudinario, convencido de que el presente y futuro tiene un nombre: Revolución.

Los 50 mil afiliados del sector de la Salud Pública encabezaron la patriótica marcha del proletariado, que siguen miles de hermanos latinoamericanos y de todo el mundo por los canales de la televisión y la radio cubanas, igual que cientos de cubanos que por razones justificadas – como el trabajo que no se interrumpe en los lugares de producciones y servicios indispensables, enfermedad o limitaciones físicas o personales- no pueden asistir físicamente pero están ahí con el corazón y patentizando su pertenencia, con el cumplimiento de las responsabilidades asignadas.

Estudiantes de las Enseñanzas Media y Superior (FEEM y FEU, en ese orden), junto a combatientes de las FAR y el MININT, los deportistas y quienes estudian carreras pedagógicas cerraron el desfile en La Habana, que como en todos los municipios y capitales de las provincias de la Isla reafirmaron su convicción de continuar el perfeccionamiento de la sociedad y el socialismo, cumplir los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido, continuar la justa lucha por la liberación de Los CINCO y reclamar el cese del injusto bloqueo Económico, Financiero y Comercial que mantiene Estados Unidos por casi medio siglo a la Patria.

Junto a los cubanos, más de 135 organizaciones de 50 países y una cifra superior a 170 invitados compartirán los festejos del Día Internacional de los Trabajadores, en el que estarán presentes también junto a sus sindicatos quienes laboran por Cuenta Propia, que suman en el país trescientos mil.

En Las Tunas, bautizada como el Balcón del Oriente, igualmente las bombillas de los hogares despertaron más temprano y los tuneros caminaron entusiastas hacia la Plaza de la Revolución Mayor General Vicente García para formar y continuar el eslabón de la gran cadena de banderas cubanas que este amanecer del primer día de mayo es Cuba, desde el Cabo de San Antonio hasta la Punta de Maisí.