20111213035605-camilo21.jpg

Retomamos otra vez el tema de las plantas salvadoras con ese don natural que nos enseñaron los ascentros. Para el corazón, el aparato digestivo la circulación y otros secretos más hay en este material, que agradecemos una vez más a nuestros amigos de ese hermoso grupo extrasensorial de Yahoo.

Que le sirva de bien y de útil conocimiento es nuestra voluntad, más cuando esta aprobado que la medicina natural tiene poderes mágicos y utilizada en su justa medida es mucho más beneficiosa y saludable que la farmacopea, más ahora que la medicina es un gran negocio para muchos y la industria farmacéutica un monstruo donde solo importa vender, no curar. (Graciela Guerrero Garay)

Plantas de acción astringente: Tormentila, Nogal, Ortiga blanca, Agrimonia, Arándano (bayas secas), Brezo, Ciprés, Hipérico, Fresno, Roble, Escaramujo; Rosa roja, Sauce, Zarzamora, Llantén, Etc.

TORMENTILA (Potentilla tormentilla Neck o P. erecta L.)

Se utiliza el rizoma.

Contiene taninos catéquicos, polifenoles (kaempferol, cianidolglucósido, galocatecol, epigalocaterol), y tormentósido, que es glucósido de un alcohol triterpénico, el tormentol.

Posee acción astringente y antidiarréica por los taninos; acción antibacteriana por el tormentósido; y acción antiinflamatoria por los polifenoles.

En animales también se ha encontrado acción antiulcerosa, produce disminución de la presión sanguínea y aumentando la resistencia capilar.

Se recomienda en diarreas, disenterías, hemorragias gastrointestinales, etc. En uso externo se usa en caso de estomatitis, aftas, anginas, faringitis (gargarismos), heridas, quemaduras, etc.

A dosis muy grandes en uso interno, puede producir molestias gástricas por su contenido en taninos.

 AGRIMONIA (Agrimonia eupatoria)

 El nombre de esta planta procede de la palabra Griega "argemon" que significa pequeña mancha en la córnea del ojo, siendo empleada antiguamente para las "nubes de la córnea".

Se emplean las hojas y las sumidades floridas por ser las más ricas en principios activos.

Contiene abundantes taninos que la confieren una acción astringente y antiinflamatoria, tanto en uso externo como en uso interno. Es una planta cicatrizante.

Otros componentes importantes son diversos derivados flavónicos que entre otras acciones hacen de esta planta una activadora de la circulación, antirreumática y antiinflamatoria. Es probable que sus principios amargos tengan que ver también con esta acción, así como con una acción estimulante y reguladora del hígado, vesícula biliar e intestinos.

Respecto a los derivados flavónicos, recientemente se ha estudiado la acción del quercetol-3-galactósido en animales, observándose una acción hipotensora, vasodilatadora coronaria a dosis normales (si se dan grandes dosis puede tener efecto contrario, es decir, acción vasoconstrictora coronaria), antihistamínica y antiserotonínica.

Es eficaz en diarreas, trastornos de la vesícula, afecciones de garganta, boca y heridas en general, alteraciones cardiacas, alergias.

 FITOTERAPIA BASICA PARA CORAZON Y APARATO CIRCULATORIO

 Dentro de la Fitoterapia utilizada a nivel del aparato circulatorio existen una serie de plantas que van a actuar a diferentes niveles y que ejercen diferentes acciones:

 A nivel de corazón:

  • Cardiotónicas: Espino blanco, Muérdago, Árnica, Alholva o Fenogreco, Gordolobo.
  • Antiarrítmicas: Espino blanco, Olivo, Achicoria, Marrubio, Fumaria, Melisa, Aciano.
  • Vasodilatadoras coronarias: Espino blanco, Olivo, Muérdago, Árnica, Ajo, Capuchina, Fumaria, Agrimonia, Vincapervinca, Tila, Zanahoria, Levadura de cerveza.

A nivel de los vasos sanguíneos:

  • Hipotensores: Espino blanco, Olivo, Muérdago, Árnica, Ajo, Agrimonia, Grosellero negro, Achicoria, Alholva o Fenogreco, Hisopo, Bolsa de pastor, Vincapervinca, Fumaria, Tila.
  • Hipertensores: Romero, Regaliz, Tomillo, Salvia, Hidrastis.
  • Antiateromatosos: Alpiste, Ajo, Muérdago, Ortiga verde, Alcachofera, Maíz, Castaño de indias, Ginseng, Harpagocito.
  • Tónico venoso y capilares: Bolsa de pastor, Rusco, Castaño de indias, Hidrastis, Hamamelis, Ginkgo, Grosellero negro, Vara de oro, Ciprés, Milenrama.
  • Tónicos cerebrales: Ginkgo, Vincapervinca, Eleuterococo, Árnica, Ajo.
  • Antihemorrágicos: Alfalfa, Cola de caballo, Vincapervinca, Ginkgo, Ortiga verde, Hidrastis, Bolsa de pastor, Hipérico, Castaño de indias, Hamamelis, Arándano o mirtillo, etc.

A nivel de sangre:

  • Antianémicos: Romaza, Alfalfa, Cola de caballo, Ortiga verde.

Fitoterapia que actúa a nivel cardiaco

Plantas de acción cardiotónicas: Espino blanco, Muérdago, Árnica, Alholva o Fenograco, Gordolobo.

ESPINO BLANCO (Crataegus Oxyacantha)

Se utiliza las sumidades floridas.

Sus principios activos más importantes son:

Sustancias polifenólicas, entre ellas destacan las leucoantocianidinas y los flavonoides (el principal es el hiperósido (quercetol-3-galactósido), rutósido (quercetol-3-RNAmononucleósidos), RNAmonósidos (quercetol-3-RNAmonogalactósidos), rhamnósido y C-heterósidos: vitexol, saponaretol, orientol e iso-orientol).

Derivados triterpénicos, cuyos principales son los ácidos crataególico, ursólico y oleanólico. También contiene esteroles, derivados aminas (etilamina, trimetilamina, isobutil), colina, purinas y un aceite esencial (cuyo principal constituyente es el aldehído anísico, que le da su olor agradable).

Es la acción conjunta de todos sus componentes los responsables de sus propiedades carditónicas (refuerza el corazón debido a los flavonoides), vasodilatador coronario y antiescleroso (esteroles y triterpenos), hipotensor ligero, diurético, antiespasmódico y sedante del sistema nervioso simpático y del sistema nervioso central.

Su uso necesariamente prolongado, es totalmente inofensivo, ya que no es una planta tóxica y no se acumula en el organismo.

Está especialmente indicada en trastornos del ritmo cardíaco (arritmias, extrasístoles, taquicardias paroxísticas, etc.), trastornos cardíacos de origen nervioso (palpitaciones, dolores anginosos, etc.) coronariopatías, arterosclerosis, hipertensión, espasmos vasculares, vértigos, prevención de trastornos coronarios, etc.

Como sedante se puede asociar a la Valeriana, Pasiflora, barbitúricos y simpaticolíticos.

Plantas de acción Antiarrítmicas: Espino blanco, Olivo, Achicoria, Marrubio, Fumaria, Melisa, Aciano.

ACHICORIA (Cichorium intibus)

Se utiliza la raíz y las hojas.

La raíz contiene gran cantidad de inulina (fructosano), ácido clorogénico (ácido-fenol), principios amargos como la lactucina y lactucopicrina (lactonas sesquiterpénicas iguales a las de la lechuga), alcoholes triterpénicos (los lactuceroles), azucares, lípidos, prótidos y principios activos semejantes a la quinidina (alcaloide) que le confieren propiedades estimulantes del apetito, bacteriostáticas, sobre todo frente a Brucellas y Salmonellas (ac. clorogénico), hipotensoras, bradicardizante (inulina) y Antiarrítmicas (alcaloide). Junto a las hojas posee una acción diurética, colerética, depurativa y laxante ligera. En las hojas estas acciones se debe a su contenido en ácido chicorésico o dicafeiltartrico.

Se utiliza en dispepsias, alteraciones hepáticas, falta de apetito, hipertensión, alteraciones cardiacas (taquicardias, arritmias, etc.)

Plantas de acción vasodilatadora coronaria: Espino blanco, Olivo, Muérdago, Árnica, Ajo, Capuchina, Fumaria, Agrimonia, Vincapervinca, Tila, Zanahoria, Levadura de cerveza.

ARNICA (Árnica montana)

Se utiliza los capítulos florales.

Contiene flavonoides (astragalósido, isoquercitrósido y quercetol-3-glucogalacturonico) a los que debe sus propiedades cardiotónicas, vasodilatadoras coronarias (semejante al Espino blanco), hipotensoras, antiespasmódicas y antiasmáticas (es antagonista de la histamina sobre la musculatura lisa).

Además posee carotenos (seaxantina) y manganeso que le confieren acción antineurálgica, antirreumática, antiinflamatoria y antiequimótica.

También contiene aceite esencial en pequeña cantidad; ácido caféico, particularmente combinado bajo forma de ácido clorogénico, carburos poliacetilénicos, alcoholes terpénicos no saturados (arnidiol, faradiol, taraxasterol) a los que debe su acción antibacteriana, antifungica, colerética, colagoga y sedante nerviosa.

Posee trazas de betaína y colina, derivados acetilénicos, abundantes sobre todo en la raíz, el principal es el pigmento C13 pentainemonoeno.

Según varios autores, la hoja de Árnica contiene un principio antitumoral, el arnicólido A, lactona sesquiterpénica.

Los gargarismos con Árnica, potencian la defensa local de las mucosas y son antiinflamatorios (bueno en caso de amigdalitis).

En uso externo, darla diluida, ya que puede producir dermatitis pruriginosa, debido a los derivados de helenalina que posee.

Esta indicado en alteraciones cardiacas, hipertensión, alergias, reumatismos. En uso externo para contusiones, hematomas, neuralgias, reumatismos, tendinitis, estomatitis y amigdalitis.

Hay que tener precaución a dosis altas, en su uso interno, es una planta tóxica, pudiendo producir alteraciones cardiacas, alucinaciones, vértigos y vómitos.

A título de curiosidad:

ZANAHORIA (Daucus carota)

Contiene en sus frutos una sustancia antiespasmódica y cardioactiva cuyo efecto se parecería al de la teofilina. Numerosos autores han señalado la presencia de un compuesto dilatador coronario cuya estructura no ha sido determinada.

 LEVADURA DE CERVEZA (Saccharomyces cerevisiae)

Posee en su composición un compuesto denominado adenosina que puede ser transformado por fosforilación en ATP (ácido adenosis trifosfórico) y por desanimación en inosina. La adenosina es estimulante y mejora el metabolismo cardiaco, por las propiedades vasodilatadoras que ejerce sobre todo a nivel de las arterias coronarias. La inosina es un analéptico cardiaco que actúa mejorando la irrigación del miocardio.