20111028081042-florcamilo.jpg

Legendarios amores por Camilo Cienfuegos

Texto y Foto  Graciela Guerrero Garay

Este viernes 28 de octubre cientos de flores, por toda la Isla, van camino al mar y se abrazan en las desembocaduras de los ríos. Son el legendario símbolo de amor del pueblo hacia el Comandante Camilo Cienfuegos, uno de los héroes más queridos y emblemáticos de la Revolución, desaparecido este día de 1959 cuando regresaba a La Habana, en una avioneta,  luego de neutralizar una conspiración en la provincia de Camagüey.  

Cada año, este amanecer, la hermosa tradición se fortalece y se trasmite.  Ahora mismo, camino a la escuela y al trabajo, todos llevan amapolas, margaritas, lirios, florecillas silvestres, rosas, azucenas, gladiolos y girasoles porque, en algún momento de la jornada, el tiempo se detiene y se convoca a la marcha de homenaje.

Mujeres, hombres, niñas y niños, los cubanos todos, se asoman a la inmensidad de las olas o las cristalinas corrientes del arroyo para dejar, allí, perfumado, su respeto al amigo de sombrero alón y sonrisa franca, como le recuerdan y aprenden a querer las generaciones que nacieron desde entonces en este archipiélago de palmas y tocororos.

En esta ciudad Balcón sus riachuelos y arroyos, por los cuatro puntos cardinales, se llenan del colorido y los olores de los campos y jardines. En los municipios las playas, las presas, el malecón y hasta las costas serán también símbolos vivos de este amor por Camilo Cienfuegos, quien, junto al Che, por esas coincidencias del destino, van unidos a la historia de Cuba y al mes de octubre, en el que tuneros y cubanos le tributan una Jornada Ideológica que lleva sus nombres y que concluye exactamente hoy.