20110814215732-laguanabana.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay  Foto: Tomada de la WEB

Hace tiempo había escuchado de los beneficios de la guanábana para destruir las células cancerosas. Confieso que siempre he creído en el potencial  curativo de la naturaleza, las plantas y la mente humana, tal como respeto la sabiduría de los abuelos y trato de trasmitirla a los niños y jóvenes, porque pienso que ellos crecerán – de hecho están creciendo – en un mundo muchísimo más amargo del que hemos crecido nosotros, porque aún cuando parezca una hipérbole, estar vivo es una gracia de Dios a juzgar por todo lo que enfrentamos diariamente en el planeta.

La realidad es que el cáncer aumenta así de repente y, de pronto, descubres que amigos y seres queridos, fuertes y aparentemente sanos hasta ahorita, debutan con esa maligna y mortal enfermedad, que trae duros  y lentos sufrimientos a todos. Tengo dos vecinas, mujeres jóvenes todavía, que veo con mucha frustración consumirse poco a poco. Y qué decir de otro, en plena madurez de su vida, que una noche sufrió dos mareos, al siguiente convulsionó y el diagnóstico fue irreversible: su cerebro ya no tiene solución.

Por  eso vale luchar con todo lo que sea bueno para prevenir que nuestro cuerpo sea invadido por estas letales células y tener fe en que, desde adentro, podemos pelear  por nuestro  aliento. Gracias a los amigos que comparten estas esperanzas y nos dejan multiplicarlas, desde la Red, para que sean panaceas de paz y consuelo entre quienes lo necesiten.

La  guanábana es un producto milagroso para matar las células cancerosas – dice el texto – y es 10 mil veces más potente que la quimioterapia. Por lo que aconsejan los investigadores  (rubricado por el Instituto de Ciencias de Salud, L.L.C. 819 N. Charles Street Baltimore, MD 1201) que es conveniente beber el jugo de esta fruta para prevenir la enfermedad, así como cultivarla incluso en los patios de las casas, porque todas sus partes son útiles.

Es conocida en Brasil como Graviola y en inglés por Soursop.  Sirve para todos los tipos de cánceres, además de estar calificado su efecto como un agente anti – microbial de ancho espectro contra las infecciones bacterianas y por hongos, los parásitos, regulador de la hipertensión y antidepresiva.

En el texto de marras se asegura que la información la brinda uno de los mayores fabricantes de medicamentos del mundo, quien, luego de más de 20 pruebas de laboratorio desde los años 70,  comprobó que los extractos destruyen las cancerígenas en tipos como el de colon, de pecho, de próstata, de pulmón y páncreas. Los intereses millonarios de organizaciones interesadas en encontrar una versión sintética guardaron este secreto curativo, que supera al Adriamycin, una droga quimioterapéutica.

Ahora que el verano arrecia en el trópico y calmar la sed es algo primordial, bebamos el jugo de guanábana  y ayudemos  con este medicamento natural a todos cuanto podamos. Basta mirar las cifras: es la primera causa de mortalidad a nivel mundial. En el 2008 se le atribuyó el 13 por ciento del total de defunciones en el planeta, unos 7,6 millones, y se calcula que antes del 2015 fallezcan por esta causa 84 millones de personas. Prevenirlo es el éxito. Aquí está la guanábana. Brinde con ella por usted.