20110416183112-ninos-desfilegiron.jpg

Toca la corneta de la libertad en Cuba

Por Graciela Guerrero Garay

Amaneció Cuba más libre. Su toque de corneta bañó el Caribe. ¡Somos libres! Todos juntos. Sudados. De amor, de fe, de marcha, de gloria de Morir por la Patria es VIVIR. La Habana vuelve a ser, con más dignidad que nunca, una dignidad de medio siglo, la capital de todos los cubanos. El grito de refugio de los que hoy lloran y padecen por el mundo.

Los combatientes de Girón siguen reivindicados. Su memoria y su sangre no se derramaron en vano. Se ha fortalecido esa ausencia eterna en el Olimpo de los Dioses de carne que sostienen la vida. La Ceremonia Militar que millones de cubanos – especialmente sus jóvenes – hacen hecho, noticia e himno de paz, continuidad, Socialismo y futuro en la Plaza de la Revolución José Martí, junto a José Martí,  es un SÍ a la Victoria.

Vuelve a tocar la corneta de combate. Los mambises vuelven. Nunca se fueron. Los soldados están en sus puestos. La Caballería porta las banderas. Vibra la Patria. Cuba está en pie de lucha. Sin tiros, ni bayonetas. Sin machetes ni bombas. Se llevan en el alma. El enemigo lo sabe. Este sábado, 16 de abril, tiene lágrimas. Pero son lágrimas blancas. Son las perlas de la memoria y de su historia.

Llega el yate Granma. ¡Qué bello! La Lupe, de Juan Almeida. Su inmortal Lupe. Me erizo. Lloro. Mis compatriotas se estremecen. ¡Qué linda es Cuba! Es un Girón de emociones, de sentimientos puros. Los pioneros los custodian. Nuestros hijos. El mañana. El presente. Los siglos de libertad. Cuba hoy, es más Socialista. Blanden las pañoletas azules.

Nuestros muertos están vivos. Vale esta Ceremonia Militar. Los ojos del mundo deben estar húmedos. No hay dos Cuba. Es una sola, un puño. Una idea. Un corazón. Patria, Socialismo, fidelidad. Al imperio se le han caído las alas. ¡Infeliz, cree que seguirá volando!

Son las 8.30 de la mañana. Cuba sigue marchando. Girón y su victoria bañan la tierra y siguen cabalgando por los cuatro vientos. Entre pecho y pecho, se acuna esta inmensa, magnánima, y cubana libertad.