20110405113202-fabricando-un-lider-razones-de-cuba-ismael-francisco4.jpg

 

  • En la serie documental Las Razones de Cuba hasta el más ingenuo puede descifrar la esencia de esa frase inmortal de Fidel Castro: en el pueblo hay muchos Camilos

 

  • Por estos días que se acercan a Playa Girón, la primera victoria del Socialismo en América Latina, agentes  como  Raúl Capote, profesor de las Ciencias Pedagógicas, ratifican que el cubano, por encima de contingencias y dificultades, será siempre un mambí de su Patria y un hombre digno de su tiempo

 

Por Graciela Guerrero Garay 

Esta noche de lunes 4 de Abril, en que la juventud y los pioneros cubanos acaban de festejar los 49 y 50 cumpleaños de sus organizaciones líderes, la UJC y la OPJM, el canal 11 de la Televisión Cubana, Cubavisión, vuelve sobre las huellas de la serie documental Las Razones de Cuba, testimonio vivo de que no hay un minuto, ni en pasado y ni en presente, en que la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) agota todos sus medios por confundir al pueblo de la Isla y tratar de penetrar la población más conveniente a sus interesantes imperialistas: los intelectuales. 

Las revelaciones del agente Pablo, el profesor de las Ciencias Pedagógicas Raúl Capote, lo demuestran claramente. Y, más que eso, ponen ante los ojos del más ingenuo ser humano la esencia que encierra esa frase inmortal de Fidel Castro: en el pueblo hay muchos Camilos. Y para quien no entienda, es así de sencillo, hombres y mujeres que aman su país por encima de cualquier circunstancia, desde ayer, en el principio y para siempre. 

Por estos días que se acercan a Playa Girón, donde esa misma CIA y los mercenarios cubanos sufrieron su primera derrota en América Latina, y Cuba reconquistó para siempre su independencia y libertad de escoger el camino que encontró más correcto, intelectuales como Capote nos llevan a esos mambises que dejaron la piel frente a las balas del coloniaje español. 

Lo demás es lo mismo: la Oficina de Intereses de los Estados Unidos, su personal diplomático, el suministro de tecnología, dinero y promesas, el trampolín, los caminos para llegar a lo que buscan: socavar a la Revolución y darle el uso de sus podridos diccionarios imperialistas a las palabras  Libertad, Democracia, Derechos Humanos,  Transición… 

Y lo otro es dibujar el ropaje de ese líder que quieren crear e inventar vendiendo al mundo la imagen de un cubano oprimido, explotado, obstinado de su país y  de sus líderes, prisionero de sí mismo, sin palabras ni ideas… Y no digo que no existan dentro y fuera (mírese a esa disidencia que ahora le patalea al gobierno español después que le dio techo y andaban loquitos clamando el exilio), … pero también existen en millones esos que van, sudorosos y con miles de inquietudes en sus mentes, sacrificados y entregados a su trabajo y su familia, tarareando un sueño, luchando por ello, creyendo en el mañana y reconociendo que aún con todos los problemas de hoy, estamos mejor que ayer y seremos mejores que mañana. 

Por eso habrá Camilos, Raúl, Pablo, Gerardo, Frank y tantos y tantas más que nadie, ni ese monstruo devastador y silencioso que se llama CIA,  podrá cambiar la historia de esta Isla y mucho menos, pero mucho, confundir el valor y el amor de los auténticos cubanos.