20110315085104-frank-carlos-580x406.jpg

Otra guerra cibernética desnuda

Por Graciela Guerrero Garay

No es lo mismo de lo mismo.  Es la mentira desnuda y la verdad transparente. Es el derecho de una nación a cuidar su soberanía y limpiar de lacras el camino que escogió. Las razones de Cuba tienen una sola lectura. Las patrañas de la CIA y el programa injerencista del gobierno de los Estados Unidos contra la Isla tienen un único propósito. La diferencia  consiste en las sucias y múltiples cuerdas de las que se valen para lograrlo. Vestirse de caperucita, con fétidas garras de lobo, hambriento y macabro. Demostrado está.

Cada testimonio de los cubanos  es igual, allá donde convergen las esencias de continuas campañas manipuladoras, aprovechando la más mínima brecha y tratando de captar a quienes puedan – o encajen – en sus intereses imperialistas y sean factibles para encubrirlos en actos de aparente ayuda, no importa el tema o el sector. Cuba es el objetivo y entonces aparecen las ONG, la USAID, el IRI, los disidentes, los presos de conciencia, los sabotajes, la propaganda subversiva, las campañas mediáticas, los grandes medios de comunicación y los periodistas y blogueros. Todo, simplemente todo puede aparecer. Hasta los millones que no pagan para que las comunidades latinas puedan disfrutar de los mismos derechos constitucionales que el resto de la sociedad americana.

Es un proyecto draculiano de acciones cada vez más agresivas y mentirosas. El complot con sus aliados, con su personal diplomático, con los países que odian a la Isla y no soportan que la palabra libertad, independencia, socialismo, sociedades justas e igualdad ciudadana se multipliquen por la tierra y le den decoro a la vida de los pueblos y la dignidad de las naciones.

Una vez más los cubanos denuncian los hechos por el canal Cubavisión este lunes 14 de marzo. Voces como la del agente Robin  de la Seguridad Cubana  demuestran, en otro de los documentales de la serie Razones de Cuba,  que la Mayor de las Antillas es meridiana en sus declaraciones sobre los constantes atentados a su soberanía provenientes desde territorio de los Estados Unidos. Frank Carlos Vázquez fue reclutado por la CIA, recibió la visita de personal diplomático de la Oficina de Intereses radicada en La Habana. Su idea de crear un proyecto cultural para promocionar la obra de noveles artistas de las artes plásticas le vino de anillo al dedo para conjurar la subversión.

No es más de lo mismo. Es la impotencia cada vez mayor de perder el financiamiento del que no les tiembla la mano a las administraciones de la Casa Blanca para derogar y acuñar cuando de Cuba se trata. Empero, esta pequeña Isla, camino a su perfeccionamiento, con cientos de problemas objetivos y subjetivos, con un bloqueo económico acuñado también por Estados Unidos, ama mucho su libertad y la viene ganando hace siglos al machete, desde la manigua, para que un águila, aunque se disfrace de caperucita, le fulmine.

Siempre, y lo ha demostrado la historia desde el indio Hatuey, el corazón de los cubanos es CUBANO. Y eso, en términos de dureza, quiere decir hierro puro y abundante. Por eso la mayoría de este pueblo resiste, lucha y la defiende porque sabe que sus sueños son tangibles y que la esperanza de un día mejor de ha poquito llega siempre.   El dinero no derrite al metal de cepa dura. No lo derrite.