20101112161116-montajejuguetes.jpg

Será  siempre un acto letal de la historia del Siglo XX

Por Graciela Guerrero Garay    Fotomontaje: Chela

Jonathan es el panadero y se empeña en venderle el pan a Beatriz, quien hace el rol de manicura, mientras  Sheila ordena la carnicería y Oscarito vende helados. Por allá, a la derecha de la plaza de juegos, Carla, Lianet y Reynier  forman una familia y comparten las tareas del hogar.  Por el oeste está la Casa del Té  y, casi al centro,  la peluquería.

Cada mañana, este parque interior se llena de juguetes y los más de 20 niños y niñas que conforman la matrícula de Preescolar disfrutan de juegos instructivos que le alimentan el espíritu y los ayudan a la adaptación en esta nueva etapa de sus vidas, luego del saludo de bienvenida a  las 7 y 50, cantar la nana de “buenos días”  y hacer la gimnasia. Todos cumplieron o andan cerca de los cinco años.

Los juguetes no son plásticos ni electrónicos. Tampoco pequeños o diseñados sobre patrones y moldes industriales. Responden a una escala que les permite a los nuevos escolares percibir  de forma más  precisa el objetivo social y el aprendizaje de la clase, por la aproximación a la realidad en colores y texturas y la imitación encantadora  que logran al reproducirlos. Una réplica perfecta, me atrevo a decir.

Los miro una y otra vez. Cada detalle está bien cuidado y provocan una sensación tan vívida que es difícil no aceptar que estás en el lugar exacto, donde el amor, la vocación y la responsabilidad se funden en una sola pieza.

UN RETO DE 50 AÑOS

La creatividad y el talento son dones que trae consigo la maestra Waldina Fernández Fernández, del grado de Pre – escolar de la escuela primaria Tony Alomá, del municipio Las Tunas. Ella con su homóloga Yolanda Garcés y la asistente Marilyn Ávila forman un equipo, que hasta hace muy poco integraba también la colega Xiomara Melgarejo. Entonces las encuentras entre papeles, pegolín,  poli espuma, cartones y cuanto material les sirva para lograr estos  importantes materiales didácticos.

En horario extraescolar o en la casa  trabajan para suplir ese escalón macabro que impide que la educación cubana y los estudiantes de la Isla tengan acceso a juguetes y medios auténticos para desarrollar el proceso docente, como en cualquier otro lugar del mundo.  Es un monstruo silencioso que se llama Bloqueo Económico, Comercial y Financiero, impuesto por el gobierno de Estados Unidos  por más de medio siglo y que, una vez más, fue condenado por 187 países en las Naciones Unidas, hace menos de un mes.

Pero el gobierno que se jacta de tener en su suelo una estatua enorme y bella de la libertad no le importa que este bochorno, repudiado internacionalmente, siga en pie: Israel es el único aliado que se le mantiene fiel, igual que el pasado año. Por eso, estas educadoras cubanas hacen de hadas madrinas y confeccionan juguetes para sus alumnos. Es la única manera de que   los niños y niñas de esta escuela tunera disfruten de los juegos y aprendan.

Un viejo reto que vencen por amor. Un regalo de adicional esfuerzo  que le hacen a sus alumnos, a la escuela y el país, pues Cuba pierde 751 mil MILLONES de dólares como consecuencia del bloqueo y la educación es uno de los sectores que lo siente, con mucha crudeza, curso tras curso. Empero, jamás se le ha cobrado un centavo a ninguna familia para que su hijo pueda escolarizarse. Tampoco se cerró un plantel ni suspendido ningún curso escolar.

LAS VERDADES NO SE OCULTAN

Es bello notar cómo los alumnos de la Tony Alomá disfrutan de los juegos, la gimnasia matutina y el encanto de ya sentirse útiles como sujetos activos de varios oficios, los más comunes en la vida cotidiana y en los que participan junto a mamá, papá o los abuelos.

Hermoso es también ver y compartir el palpitar de estas maestras con sus singulares aportes y la disposición de no descansar hasta tener en las aulas las herramientas que garanticen el éxito y la promoción consciente de sus educandos, en un año escolar que define el resultado de su paso por la educación primaria.

Son medios de enseñanza que sirven para que los pequeños alumnos se familiaricen con los distintos roles sociales y aprendan valores como el colectivismo, la solidaridad, el trabajo. Hay de todo en la colección: viandas, teléfonos, lavadoras, pinturas de uñas... Exactamente lo que conforma la vida diaria de cualquier hogar, oficio o servicio público.

Bella labor creativa y reveladora del amor de estas maestras de la enseñanza primaria de la escuela Tony Alomá y del empeño del sector de  la Educación para paliar las necesidades materiales que afectan seriamente el desarrollo de los programas de estudio, al no poder comprar el país en regiones cercanas y a precios solventes lo que necesita y estar presionado, casi siempre, a exprimir su economía con importaciones priorizadas y no basadas en las necesidades.

Ese precio del bloqueo lo pagan niños  como estos, que juegan felices a pesar de todo con estos juguetes de poli espuma porque en Cuba existen hadas como Waldina, Yolanda, Xiomara y Marilyn. Es una verdad que no puede ocultarse: el bloqueo económico será  siempre un acto letal de la historia del Siglo XX y su gestor es único: Estados Unidos.