20100703015625-montajebrigada.jpg

Hermanadas manos en utilidad 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotomontaje Chela 

La solidaridad es como una cesta llena de rosas blancas, azucenas y no me olvides. Siempre dejan una impresión agradable en la retina y el alma. Un deseo de conservarlas más allá del momento. 

Esta sensación me atrapa cada vez que los amigos italianos llegan a Las Tunas, como parte de las Brigadas de Trabajo Voluntario Giovanni Ardizzone, pertenecientes a la Asociación de Amistad Italia – Cuba en la región de Lombardía. ¡Es tan diferente, radicalmente diferente, dejar una estela de paz a una de guerra!, como pretenden ahora las grandes potencias imperiales del mundo. 

Enormes no solo en poderío bélico, misiles y armas atómicas, sino en egoísmo, odio, terrorismo, injerencia, mentiras, fascismo. Ahí todas son iguales. Estados Unidos, Israel, Francia, Gran Bretaña, las aliadas. Con un poquito de cordura, solo un poco, se nota la abismal diferencia entre los que tienden puentes y quienes los dinamitan con sadismo. Contar en Las Tunas, Cuba, con los ocho integrantes de estos colectivos amistosos es un mensaje que multiplica el valor de la hermandad, posible entre los pueblos, entre las naciones, los continentes, las razas y los gobiernos. Posible en la humanidad. 

Esta vez es la número 24 y desde le pasado día 27 de junio cumplen aquí en este oriental territorio un programa socio- económico- cultural, avalado por la Delegación Provincial del Instituto Cubano de  Amistad con los Pueblos (ICAP), anfitrión de estos movimientos solidarios que brotan hacia Isla en apoyo a su proyecto socialista. La Brigada trabaja en el remozamiento de la escuela primaria Israel Santos, de la ciudad de Las Tunas, cerrando así el proyecto de remodelación que comenzaron sus homónimas 22 y 23. 

Un conversatorio sobre la situación actual de los CINCO Héroes presos injustamente en cárceles norteamericanas, el bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba y la posición de la Unión Europea, así como la inauguración de la III Copa de Fútbol Mario D’ Celmo, destacan entre las actividades que realizan estos amigos de Italia, quienes participan también en los eventos que acontecen en esta capital tunera por la celebración de la fiesta campesina más grande de Iberoamérica: la Jornada Cucalambeana. 

Disertarán sobre José Martí y conocerán de esfuerzos y resultados de la provincia, en medio de encuentros con trabajadores, funcionarios y comunidades como la conocida Petrocasas, otro fruto de esa unidad latinoamericana que se llama ALBA (Alianza Bolivariana para las América) y que acá permitió la creación de una barriada nueva en la parte centro oeste de la ciudad, donde muchas familias trabajadoras y humildes han encontrado un nuevo hogar, confortable y económico.

Es amor laborioso y valedero lo que deja huellas cada verano en Las Tunas con estas nobles acciones de cooperación traídas desde la región de Lombardía, hermana con este territorio por más de una década. Otra muestra tangible es la terminación y clausura del Proyecto del Teatro Guiñol, hoy un recinto renovado y con óptimas condiciones, que facilitan desde el escenario que los artistas puedan brindar a su pequeño público, los niños, ofertas de mejor calidad y con un mayor confort.   

La 24 Brigada continuará la tradición de colocar una ofrenda floral en la tarja erigida a la memoria de Giovanni Ardizzone en la universidad de ciencias médicas Zoilo Marinello, visitará varios centros laborales y conversará con los trabajadores de la delegación del ICAP en la provincia sobre los 50 años del Instituto de Amistad con los Pueblos, anfitrión de estos movimientos de solidaridad que unirán para siempre a Italia y Cuba, y a Lombardía con Las Tunas. 

Vuelvo a pensar en las rosas blancas, las azucenas y los no me olvides. Me resisto a creer que estas acciones no seamos capaces de multiplicarlas por el mundo los que hasta ahora mismo podemos decir que pertenecemos a la raza animal más inteligente de la creación. Mañana quizás sea tarde, pero como dijo  José Martí y me lo trajo a memoria una extraordinaria amiga latinoamericana, Martha Lidia, "Los malos no triunfan si no donde los buenos son indiferentes”, hay fuerza y fe, esperanzas, porque los buenos jamás han sido indiferentes.