20100213142243-jgl.jpg

Si algo siempre me ha parecido sagrado es la familia, en la que incluyo todos esos ángeles divinos que son los amigos que Dios pone en nuestros caminos y veredas con las manos extendidas, ante la alegría, el dolor, las eventualidades, los y los...algunos van, otros vienen, los más se quedan...en fin...eso es para mí amor...salvarnos cada día de los saltamontes, con amor, desde adentro, desde casa, con inteligencia y tolerancia, con humildad y sin soberbia...

Cada febrero hay un Día para el Amor...yo lucho y me gustaría que todos lucharan porque todos los días de este mundo fueran "Febrero"..un día llegará..ese día llegará...de cualquier manera...esta es mi pequeña familita..que ahora creció..siempre trato de que esté creciendo....pero quien tiene amor en casa, lo lleva de la puerta afuera..lo reparte...

Con esta crónica que ahora publico quiero que el AMor llegue a todos..sin excepción...a todos..los buenos para que sean más buenos, que tanta falta hace..y los malos para que trasmuten y sean buenos, que hace mucho más falta todavia...

Feliz Día de San Valentín...os quiero a TODOS.

Por Graciela Guerrero Garay

 

El amor es humano, aunque le propongan pactos románticos que le quiten precozmente su virginidad. No es inocente, sabe lo que busca, cuanto vale y cómo ganar la eternidad. No cae del cielo, puede llegar a él con dosis cotidianas, sencillas, virtuosas, terrenales. No es ciego, ve cada segundo como le alimentan, le cuidan, lo purifican y le cotizan desde el corazón al cerebro y viceversa.

 

Dar, eso es amor. Desde una mirada hasta una sonrisa. Desde un silencio hasta una enciclopedia. No se busca, se encuentra… en el mínimo detalle de la vida, en lo creíble y lo imposible, en la prosa y la poesía, en la niñez y la vejez, en el tiempo, la ausencia, el afecto, la virtud, el respeto y la sensata y honesta percepción de un sentimiento inevitablemente único.

 

Por eso, quizás, se nos escape con una facilidad inexplicable. Trasmute, se violente. Enferme y muera. No son palabras dulces su sabia primordial. Les van por la ternura y el cariño que encierran, por la tolerancia y el perdón que simbolizan, por la lealtad que significan en instantes donde florece, empina o hace crisis. No es el egoísmo su arma de combate. Jamás. Amor es compartir, todo. Bueno y malo, grande y pequeño, lógico y absurdo.

 

Demasiado sencillo y complejo para terceras personas. Dos, que lo multipliquen y repartan, en los hijos, la familia, la sociedad… y corra por el mundo como la luz que mata la oscuridad del desamor y el desencuentro, la hipocresía, la traición. Sin amo y sin dueño, espontáneo… en esa libertad está su gloria, su razón y verdad. No lo agigantes en febrero, sálvalo siempre, sin artificios ni condiciones. Te mostrará el camino. Nada es imposible cuando existe el amor.