20090918195700-dance2.jpg

Este embrujo es natural en una noche cultural en El Cornito, la Casa del poeta bucólico El Cucalambé, tunero, cubano, en esas también ya universales Jornadas Cucalambeanas, en Las Tunas, la Reina de la Décima Iberoamericana.

Por Graciela Guerrero Garay

 

Siempre que sucede un día, le llega su noche. Elemental, Watson, diría Holmes.  Nada nuevo estoy diciendo, pues.

 

La noche es una maravilla de espejismo para todos los seres humanos. Descansar, pasear, compartir con la familia, concertar una cita amorosa.

 

En fin, es esperada por todos para muchas cosas, incluso para trabajar y ganar el sustento de ese pan nuestro de cada día.

 

NO voy  mencionar las cosas feas para las que también, desgraciadamente, muchos cogen la noche. Robar, violar, secuestrar, asesinar… son tristes verdades que la pobreza y la maldad que cobijan los seres humanos en su alma y actitud de vida, también salen a “pasear” de noche. Es la lucha eterna y existencialista del bien contra el mal.

 

Pero vale siempre apostar por ser bueno. Es también otra verdad insoslayable. Bueno, buscando entre esas curiosidades que se nos escapan a la cotidianidad y a la instrucción diaria, encontré este curioso email que me mandan esos hermanos hermosos que tengo en la distancia, agrupados por afinidad en los grupos de Yahoo en materia extrasensorial.

 

Por ser algo que aporta y enriquece el conocimiento humano, sentí deseos de compartirlo con ustedes. Resulta que noche, significa la unión del infinito. Y ciertamente, esa sensación única y bella, cómplice, se percibe cuando uno mira detenidamente las estrellas, la luna y el cielo en esa inmensa aurora de oscuridad y misterio.

 

Pues la nota me cuenta que en todos los idiomas europeos, la palabra NOCHE está formada por la letra N más el número 8. Y esa letra, la N (ene) es el símbolo matemático de Infinito, y el 8, acostado, igual, por lo que en todas las lenguas, ese espacio del día que nos embriaga con su oscuridad y pasión celestial, quiere decir, justamente...la unión con el infinito.

 

En Portugués: noite…. N + oito

 

Inglés: night = n + eight

Alemán: nacht = n + acht

Español: noche = n + ocho

Francés: nuit = n + huit

Italiano: notte = n + otto

 

¿Curioso, verdad?  Entonces, le propongo que se una al infinito con buenas energías y buenos pensamientos, que llene esta noche hermosa de calor humano, de paz, amor… Así, ese infinito que nos llega por ley natural regresará, cada día, más hermoso…y será más humano, nuestro.