20090909094837-carnaval5-fotorey-.jpg

Hasta los gatos parecen contentos

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: Reynaldo López Peña

Los tuneros somos fiesteros. Orientales y cubanos, no faltaba más, puede agregar al asunto otro nacional hasta un visitante foráneo que sepa nada más un poquito, solo un poquito, de la idiosincrasia de quienes vivimos en las cálidas aguas del Caribe, en una isla hermosa y soberana, llamada Cuba.

Y es cierto. La alegría, el humor y la picardía nos vienen tan bien como la caña de azúcar, la palma real o el Tocororo. Cada año, por tales razones y otras muchas más, los carnavales quizás sean los sucesos culturales masivos más esperados y añorados de cuantos acontecen. ¡Y hay eventos prácticamente todo el año! Yo digo, muchas veces, que nos pasamos los doce meses de fiesta.

Pues ya estamos en Carnavales. Oficialmente, comienzan este jueves y terminan el domingo, pero ya hace más de 20 días que se escuchan las congas en sus ensayos, que la gente la busca y la baila, que el verano recién terminado tuvo, en sus días finales, sabor a carnaval. Y lo más destacable sucedió este domingo pasado: el Carnaval Infantil.

Mucho divertimento para los pequeños tuneritos. Muy pocos padres dejaron a sus críos en las casas. Cinco carrozas se encargaron de moverles los ojitos de aquí, para allá, de allá hacia allá… y los muñecones, esos “hombres cartón, yeso, tela, colorines, gigantes” que asustan, primero, hacen reír después y protagonizan luego, los días siguientes, historias fantásticas en el barrio, no más le preguntes a un niño o niña de 2 o tres años si vio los “muñecones”… esos, hicieron de la mañana dominical un bello suceso.

Y esta vez todo tenía que ser mejor, aunque no compartí el precio de algunos vendedores que, por ejemplo, comercializaron las “cornetas –pito” en 10.00 pesos moneda nacional (una exageración desde cualquier análisis). Pues sí, porque exactamente para esta fecha la ciudad estaba demolida prácticamente por el azote de Ike, ese ciclón que armó solito su carnaval destructivo y no dejó a los tuneros hacer su carnaval, aunque se hizo uno mejor, el del esfuerzo y la hazaña. Y  Las Tunas ya es Las Tunas, y hasta mejorada está.

Los grupos de teatro para niños, asistentes al evento nacional Tunita 2009, hicieron de la fiesta un regalo especial, que sucede por primera vez y complementó lo que ya hacía mucha falta se hiciera: difundir música infantil en ocasiones como estas. Fue un bonito espectáculo cultural, organizado con delicadeza y tacto y de ahí que esta vez estén muy agradecidos chiquillos, chiquillas, mamá y papá, abuelo y abuelita…en fin, la familia tunera.

Mañana miércoles, casi ahorita, hay pre carnaval. Pero mire usted si los tuneros son fiesteros que ayer llovió mucho y cuando San Pedro cerró sus brazos, casi a las nueve de la noche...¡¡¡¡¡¡ pa, la calleeee!!!!! Hoy volvió a llover, escampó más tarde aún… y ¡¡¡¡¡pa, la calleeeee!!!...ya le contaré que pasará mañana...pero créame, hasta los gatos están contentos...y las ranitas también... las tenían pasando una sedddddddd…