20090904094724-shegraju.jpg

·         Los honores a la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades tienen que ver con las primeros homenajes a esos seres divinos que le debemos todo cuanto somos

·         La Hilaria fue el nombre con que bautizaron los romanos a estos festejos al tomarla de los griegos, padres de esta justa muestra de afecto y respeto a la progenitora de nuestros días, que tiene en el mundo una connotación especial aunque no en todos los países de se les dedica al mismo tiempo

·         Hoy, como nunca antes, las madres vuelven a ser doblemente heroínas, paradójicamente por los desmanes de sus hijos.., Llegue, desde Cuba, a las Madres de la Plaza de Mayo, a las Madres de los miles de desaparecidos, a las Madres de los Héroes, Guerrilleros, víctimas del genocidio y a todas las que hoy visten de luto el alma por sus seres queridos, un abrazo cordial de admiración, respeto, cariño y solidaridad de sus hermanas cubanas,.

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

 

A la Grecia de los tiempos de calendas debemos el origen del Día de las Madres, que se debe a los homenajes que le rendían a Rhea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.

 

 

Como toda tradición, la tomaron los romanos también y le nombraron La Hilaria, que se festejaba en el templo de Cibeles por tres días un 15 de marzo. Los cristianos, empero, la regalaron a la Virgen María, madre de Jesús, mientras el santoral católico dedicó el 8 de diciembre a celebrar la Inmaculada Concepción, fecha que asumieron varios países, entre ellos Panamá, para dedicarle a estas tiernos seres que merecen doblemente un pedestal, más que un día de cualquier calendario.

 

 

La creadora del Himno de Batalla de la República, Julia Ward Howe, es la precursora de estos festejos en Estados Unidos, en 1872, cuando se pronunció por dedicar la jornada a la paz y empezaron las primeras semillas del homenaje con reuniones conmemorativas en la ciudad de Boston. En Inglaterra, en el siglo XVII, ya asomaba a la palestra pública un acontecimiento similar, concedido también a la Virgen y le bautizaron como Domingo de las Madres.

 

 

Más, no es hasta 1905 que se toma en serio el Día de Mamá gracias a que Ana Jarvis desarrolla toda una campaña para definir el segundo domingo de mayo para rendir tributo al inviolable amor maternal, hecho que se consuma cuando en 1910 en muchos Estados de la Unión se asume y se logra, dos años después, promover la idea con la fundación de la Asociación Internacional Día de la Madre.

 

 

A partir de que el Congreso de Estados Unidos en 1914 lo declarara como efeméride nacional, otras naciones se sumaron al proyecto y un total de 40 países lo establecieron en esa fecha, aunque años más tarde, su legítima promotora, por el carácter mercantilista que se le dio, lo demandó para quitarlo del listado oficial de conmemoraciones.

 

 

No obstante, la mayoría de las naciones siguieron con la primavera para dedicarles un agasajo especial a las Madres, tradición que se mantiene viva y hoy deviene espacio para dignificar el papel que, como madre y mujer, caracteriza el roll femenino en las luchas y las glorias de las sociedades contemporáneas.