20090705103026-honduras.jpg

El mundo y toda la justicia evocada no caerán al vacío

 

  • Desde que el mundo, o los hombres, decidieron bautizar con aires de modernidad su tiempo, hemos trocado el diccionario y falseado la verdad. La democracia, por ejemplo, es ahora un puñado de ricos y millones de pobres. Es pan para unos pocos y hambruna para millones, es atropello y sangre para los pueblos nobles y armas de última tecnología para los agresores.

 

  • La respuesta cívica, valiente, patriótica y decidida del pueblo hondureño, pisoteada por el golpe de estado de la pasada semana y ultrajada con un gobierno de facto, anticonstitucional y militarista, es una lección de justicia por esa verdad que intentan los facistoides anular allí donde las masas y los líderes dicen BASTA y buscan alternativas para hacer esa maravilla de multiplicar panes y peces, de devolverle el derecho a los que viven marginados, desclasados, explotados, ignorados

 

  • Esta solidaridad mundial por el Presidente Manuel Zelaya y su pueblo, no es casual. NO hay casualidad. Hay una férrea decisión de unidad latinoamericana. Hay una conciencia consciente de que ya es hora de borrar de esta tierra ese lobo que se alimenta con el sudor humilde, que niega oportunidades a los desposeídos, que mata antes de nacer la sonrisa de un niño, que acaba con la pureza del agua y de los bosques

 

  • En la víspera del regreso de Zelaya a su querida Honduras hay que fortalecer más las voces, hay que decir NO a los usurpadores y hay que re publicar  declaraciones tan esenciales como estas de los pueblos indígenas y las organizaciones guatemaltecas.

 

  • Esta es la nueva era. Cero a las bananas podridas. Cero a la desigualdad. Cero a la injusticia. El sol tiene que entrar alguna vez con cierta paz y garantía para aquellos que forman esa compacta masa de pueblo en nuestra América.

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

LAS TUNAS, CUBA – Siento en la distancia todos los ecos de las voces de nuestros hermanos hondureños. He visto miles de rostros de hombres, mujeres, jóvenes y viejos abogar por su legítima democracia. Exigir, con todo derecho y justicia, el regreso de su Presidente, destituido por un golpe de Estado inmoral y oportunista.

 

Acá en mi Cuba casi está apunto de despertar el sol de la mañana de un domingo, 5 de julio del 2009. Hondura y los hondureños quizás nunca imaginaron que un día como este iban a tener un amanecer así, en las calles, pero con toda la dignidad de su historia, con toda la fuerza de la verdad, con todo el amor por la justicia a flor de piel. El mundo, quizás, tampoco lo previó.  

 

Lo cierto es que Manuel Zelaya anunció su regreso a su país, a pisar de nuevo esas calles con su gente, a las que se propuso hacerles una vida más sana, más útil, más equitativa, más propia. Pero el lobo se sintió agredido, no es parte de ese pueblo aunque nació de él. Se ha creído la historia de los neofascistas. O quizás nunca ha leído nada de historia.

 

Ya es hora de que cambien las reglas del juego. Hay que matar tanto egoísmo y tanta miseria para las clases desposeídas y explotadas por los siglos de los siglos. No hacen falta ricos, hacen falta hombres que trabajen con igualdad de oportunidades, que enriquezcan la cultura y la herencia ascentral de sus naciones, que piensen en los más y no se vanaglorien del poder de los menos, que salven el futuro de sus nietos y el presente de esta tierra herida y mancillada.

 

Como dice la querida colega Norelys Morales tantas “moscas” no pueden estar equivocadas. Al reproducir la condena de los pueblos indígenas y las organizaciones sociales guatemaltecas creo revivo esta memoria latinoamericana que han pretendido borrar los neofascistas imperiales, de los que no tengo dudas desprecian ese amor legítimo y admirable que encierran los millones de gotas de sudor del hombre sencillo, humilde, autóctono y heredero por derecho propio de toda la riqueza americana.

 

Manuel Zelaya debe estar en unas horas sobre la Honduras que quiso limpiar del llanto milenario de las dictaduras, aunque ahora, a golpe de mentiras, promesas, ambiciones, documentos falsos, punta de fusil y ultraje los militares anuncian bañar nuevamente de sangre. Yo digo como él, Dios y el mundo llegarán a Honduras y pondrán los pies sobre la luz. No hay casualidad. Este domingo está lleno de razones para andar junto a “Mel” y sus compatriotas. Para cantar en voz alta esta condena de los también hermanos de la querida Guatemala.

 

LOS PUEBLOS INDÍGENAS Y LAS ORGANIZACIONES SOCIALES GUATEMALTECAS

 

Condenamos  el Golpe de Estado Hondureño

 

Condenamos enérgicamente las acciones que el ejército y los grupos de poder empresariales ultra derechistas del país hondureño, quienes han ejecutado el Golpe de Estado en contra del Presidente constitucional Manuel Zelaya Rosales electo democráticamente y quien ha promovido la realización de una Consulta Popular que llevaría a una reforma profunda a la Constitución Política del Estado y que  permitiría llevar a Honduras a una verdadera DEMOCRACIA.  

Ante estos hechos y la actitud prepotente, antidemocrática, antisocial, anticonstitucional, en la que han violando el derecho del pueblo al no permitir la realización de la Consulta Popular siendo este un proceso democrático, por el temor de perder el poder que estos grupos han venido manteniendo durante muchas décadas explotando al pueblo Hondureño.  

La prepotencia e imposición de la extrema derecha y el ejército ha llevado a la ruptura del orden constitucional en el país dándole un duro golpe a la democracia institucional,  retrocediéndola y profundizando la crisis ante nuestras débiles democracias en Centro América y América Latina.

 

Ante los atropellos y violaciones de derechos humanos, como el secuestro del Presidente Zelaya y la agresión a los embajadores de Venezuela, Cuba y Nicaragua, así como secuestro de la Canciller, Patricia Rodas y la supuesta renuncia del Presidente nos lleva a afirmar que es un complot planificado y ejecutado contra los procesos de cambio en América Latina. 

Este complot ha incluido el Estado de sitio (toque de queda), la censura a los medios de comunicación, el corte del servicio de energía eléctrica para que la nación y el mundo entero no se enteren de la realidad que esta sufriendo el pueblo centroamericano.  

Ante tal Situación Exigimos 

Primero: La restitución del Presidente Zelaya,  ante la solicitud de su propio pueblo, quien lo ha elegido para gobernar el país de una forma democrática. 

Segundo: Rechazamos, repudiamos y desconocemos categóricamente el nombramiento vergonzoso de Roberto Michelleti como Presidente de facto impuesto por el Congreso Nacional de la República de Honduras, quien asume un poder ilegítimo imponiendo toque de queda, intimidando al pueblo con disparos con toda impunidad que ha caracterizado a las fuerzas armadas que están al servicio de los grupos de poder, siendo esto  una burla absurda al pueblo.  

Tercero: Exigimos el respeto a la demanda del pueblo y  a la consulta popular, ante la causa justa de fortalecer una verdadera democracia. 

Cuarto: Preservar la institucionalidad democrática dentro del pleno respeto al Estado de Derecho y enfatizamos que ningún pueblo del mundo anhela una guerra como la que están provocando estos grupos.  

Al pueblo hondureño  y su movimiento social que está en pie de lucha por la democracia y al mundo entero declaramos:  

Nuestra solidaridad y total respaldo y que no escatimen  esfuerzos en su lucha en la defensa de la democracia real, funcional y participativa. 

A las diferentes organizaciones campesinas, indígenas, organizaciones que luchan por el respeto a los Derechos Humanos y los Derechos Sociales a unificar las luchas que se desarrollará en los próximos días por la defensa de la democracia.  

Felicitamos al Señor Presidente Manuel Zelaya por su valentía incansable por defender la verdadera democracia. 

Señor presidente, es una coyuntura decisiva donde se debe luchar por no regresar al pasado de las dictaduras militares por tanto lo exhortamos a seguir frente a su pueblo.

Pueblo hondureño NO ESTAN SOLOS, los movimientos sociales, los Pueblos Indígenas de Guatemala nos hermanamos con ustedes. 

Hacemos un llamado a la Comunidad Internacional y a los movimientos sociales de América Latina, ha pronunciarse frente a estos hechos antidemocráticos. 

COORDINACIÓN Y CONVERGENCIA NACIONAL MAYA WAQ’IB KEJ

CONSEJO DE LOS PUEBLOS DE OCCIDENTE

ASAMBLEA DEPARTAMENTAL EN DEFENSA DE LOS RECURSOS NATURALES DE HUEHUETENANGO 

“DE LA RESISTENCIA AL PODER”  

Iximulew Wuq’ub Toj

Guatemala 29 de junio de 2009