20090630230913-cuca8.jpg

 

Por:  MsC. Rafael Alberto Guerra Álvarez y  Lic. Alexander Rodríguez Sánchez.

 

El contingente cultural Juan Marinello es una organización interna del Sindicato de Trabajadores de la Cultura en el país, que surge en el año 1978, por la necesidad de estimular, desarrollar y controlar el trabajo de asesoramiento por parte de los artistas profesionales a los aficionados, la realización de actividades artísticas y literarias en comunidades, centros laborales, centros estudiantiles y unidades militares, todas a partir del trabajo voluntario de los trabajadores.

 

Este contingente para su funcionamiento cuenta con una presidencia a nivel nacional, igual estructura en cada provincia y un representante en los municipios. En la provincia de Las Tunas el contingente se creó en ese propio año 1978,  siendo su primer presidente Ulises Espinosa Núñez, hasta el año 1980, en  que fue electo Ibo Doval Santos quien se desempeñó en esa función hasta 1982, cuando pasó a desempeñar el cargo Jorge Pérez Cruz, su actual presidente.

 

El “Juan Marinello” agrupa en la actualidad a 590 miembros y los municipios con mejores resultados son Puerto Padre, Las Tunas, Majibacoa y Colombia.

 

En la dirección del Contingente no existen cuadros profesionales, está ubicado en el mismo local del Sindicato y se rige por estatutos y reglamentos propios, aunque es dirigido y atendido por el mismo gremio a todos los niveles.

 

Según el testimonio de Jorge Pérez Cruz y de artículos publicados en el Periódico 26, su funcionamiento no ha sido estable, pasando por altibajos, pero a lo largo de su existencia ha dejado saldos que hacen aportes directos al desarrollo cultural del territorio. Al respecto Jorge Pérez Cruz expresó en su entrevista:

 

“El contingente ha tenido etapas buenas y etapas menos buenas, los años 80 fueron momentos de funcionamiento casi optimo del contingente, se efectuaba mucha asesoría a los artistas aficionados a las distintas manifestaciones artísticas, se apadrinaban agrupaciones para su evaluación artística, se desarrollaban múltiples actividades en comunidades rurales, campamentos de movilizados, unidades de Las FAR y EL MININT, centros estudiantiles y laborales, todo esto a partir del trabajo voluntario de los contingentistas. Del año 90 para acá, la situación es otra, se continúan desarrollando las actividades, pero en menor cuantía y con poca divulgación y protagonismo del contingente.”

 

Sobre el desarrollo de esta tarea, el periodista Jorge Pérez Cruz publicó un artículo en el periódico 26, correspondiente al 15 de julio de 1987, donde se plantea:” Un importante movimiento denominado, mi aporte al desarrollo artístico, cultural y recreativo de los combatientes de las FAR, comienza a tomar fuerzas, entre los afiliados al Sindicato de la Cultura en la Provincia.”

 

En esos años era alto el número de agrupaciones musicales existentes en centros de trabajo, centros estudiantiles, unidades de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Ministerio del interior  y en las comunidades del territorio, lo que explica la demanda de asesoramiento a estas y otras manifestaciones artísticas y literarias, como la existencia de mini bibliotecas, grupos de danza y de teatro, entre otras, además de las actividades voluntarias, que aunque en menor medida, eran múltiples las  que se efectuaban en los lugares antes mencionados; sin embargo, controles numéricos de esas actividades no han sido encontrados por la pérdida de los documentos.

 

De 1990 hacia acá, las actividades del Contingente Cultural Juan Marinello  continúan desarrollándose, pero los niveles son inferiores y el asesoramiento a los aficionados se ha reducido notablemente, siendo las actividades mayormente artísticas y literarias como trabajo voluntario las que generalmente se efectúan. A modo de ilustración, se ofrecen los datos de los años 2000, 2001 y 2002, cuando el Contingente Cultural Juan Marinello controló un promedio de 600 integrantes que participaron en 1500 actividades promedio por cada uno de los años señalados.

 

 En estos años se observa como característica, la participación en actividades patrióticas como las Tribunas abiertas, conmemoraciones de fechas históricas y las actividades en los centros penitenciarios,  sobresaliendo los trabajadores de las bibliotecas municipales con un acercamiento de libros, charlas y exposiciones a los reclusos.

 

A pesar de que el funcionamiento integral del Contingente Cultural Juan Marinello en la provincia no está en su mejor momento, en el Informe Central del IV Congreso del Sindicato de la Cultura, efectuado en el año 2004, se menciona a Las Tunas como una de las más destacadas en sus resultados, “se destacan en el trabajo del contingente las provincias de Santiago de Cuba, Las Tunas, Cienfuegos, y Pinar del Río”. (Informe Central al IV Congreso del SNTC, 2004, 19).

 

La anterior  valoración expresada por la dirección nacional del Sindicato, confirma la veracidad de la información  que permiten sustentar que el Sindicato mediante las acciones del contingente cultural Juan Marinello, contribuyó  a la elevación de la calidad de los artistas aficionados, en manifestaciones del arte como la música, el teatro, la magia, la danza y la literatura. Que de forma voluntaria, convocados por su organización sindical, realizaron actividades recreativas y culturales en centros laborales, estudiantiles, militares y en barrios y bateyes, que permitieron el disfrute de esas expresiones artísticas y por tanto recibieron el mensaje y el efecto cultural que deja su impacto en los seres humanos.

 

En los últimos años, el contingente ha dirigido su  mayor atención al desarrollo de actividades artísticas y literarias en apoyo al trabajo cultural comunitario, lo que se realiza en coordinación con la Unión de Artistas y escritores de Cuba, la Asociación Hermanos Saiz y las direcciones administrativas de cultura en el territorio.

 

A lo largo de su existencia,  el contingente ha contado en la provincia con representantes activos y consagrados, como los casos de Gaspar Esquivel Suárez, quien resultó Vanguardia Nacional por más de 15 años en las actividades contingentistas, sobre todo en áreas rurales de su municipio de origen, Amancio  Rodríguez. Se han destacado además otros trabajadores como el dúo de Diana y Finito, el mago Piter en el municipio de Las Tunas, con todo  sus accionar en la organización de la Escuela de Magia,  lo que hizo mediante su aporte con trabajo voluntario y otras personalidades como María Liliana Celorrio, de Puerto Padre, y los mencionados colectivos de las bibliotecas.

 

El contingente Cultural Juan Marinello es una fuerza Revolucionaria que crea y reafirma valores morales y artísticos imprescindibles para el desarrollo integral de las nuevas generaciones, ¡Fortalezcámoslo!

Nota: Forma parte de su tesis de Maestría ”Memoria histórica del Sindicato de Trabajadores de la Cultura en Las Tunas” y del proyecto de investigación CITMA “Historia del movimiento sindical tunero”.