20090618221527-estuden1.jpg

Los jóvenes tuneros apoyan la Declaración de la UJC

  • Esta tarde seguirán los acontecimientos que tendrán lugar en el Monte de las Banderas, en La Habana, donde la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba (UJC) convocará a una Tribuna Abierta
  • Ya en la jornada ordinaria de clases de este jueves, las organizaciones estudiantiles condenaron la decisión irracional y fascista de la Corte Suprema de Estados Unidos de NO revisar el caso de los CINCO cubanos presos en cárceles de ese país, de manera injusta y manipulada por el sistema judicial del imperio del Norte

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (18 de junio) – Carlos, Agmara y Beatriz llegan apurados a casa. Ellos terminan ya su tercer año de la carrera de Medicina y están en los exámenes finales. Este jueves no podrán estudiar hasta las siete de la noche, como regularmente lo hacen. 

Decidieron hacer un alto a las 6 y media de la tarde para seguir por las cadenas nacionales de la Radio y la Televisión la Tribuna Abierta, donde la juventud cubana condenará en voz alta la respuesta emitida por la Corte Suprema de los Estados Unidos de NO revisar las condenas que cumplen los CINCO compatriotas, presos desde hace una década por un manipulado proceso judicial que los acusa de terroristas.

No son solo los jóvenes tuneros y los cubanos en general quienes manifiestan su repudio. Todo hombre que sabe del decoro jamás estará de acuerdo a que un semejante suyo sea vilmente prisionero por hacer el bien a la humanidad. Y Gerardo, Antonio, René, Ramón y Fernando el único delito posible que hicieron fue acopiar información para salvar a su Patria, Cuba, de los planes terroristas del imperialismo yanqui. E hicieron actos más nobles: también actuaron para salvar al pueblo norteamericano de la propia ola de muerte en que los envuelve su ya quebrantado sistema.

Ahora, ante la deshonesta repuesta de la Corte Suprema de desoír los argumentos de los jueces e ignorar los 12 amicus que suceden por primera vez en la historia de la justicia americana, los estudiantes tuneros se suman a la Declaración emitida por su organización rectora  y desde centros de estudios,  sus viviendas y las brigadas de grupos confirman su apoyo  a la Revolución, ora con mítines relámpagos, comentarios de análisis sobre el suceso y siguiendo la importante demostración de solidaridad con los CINCO, de esta tarde- noche en La Habana, donde también asistirán estudiantes de la capital del país.

Carlos, Agmara y Beatriz no son la excepción ni interrumpen sus tareas medulares por pura complacencia. Ellos, como miles de miles a lo largo de la Isla, valoran los alcances humanos y el sacrificio de estos héroes que tanto dignifican la verticalidad de principios de nuestra nación. Son jóvenes, hijos de los que el imperio soberbio les llamaría de “Don Nadie”, pero alegres, sanos, seguros y enamorados de la vida porque, negros, blancos, mulatos e indios, pueden aspirar a ese pupitre que los hará médicos dentro de unos años.

Y esta vida, así, sencilla, austera, moderada pero espiritual y noble, se la agradecen a hombres como los CINCO. Los norteamericanos, los que hacen gárgara con las normas internacionales de la justicia, el Derecho y la abogacía deberían pensar un poco más. O, al menos, sacudir la memoria y detenerse en un 11 de Septiembre.  Esa estela de muertes inocentes que sacudió las calles de la cuna imperial, es justamente lo que estaban evitando sucediera Gerardo, René, Ramón, Fernando y Antonio.

La Tribuna  Antiimperialista de esta tarde noche en La Habana no debiera ser privativa de la juventud y el pueblo de Cuba. Y confío en que una vez más la solidaridad demuestre que somos más los justos y los buenos.