20090217141003-yanetxy3.jpg

Texto y foto: Luz Marina Reyes Caballero

          (Estudiante de Periodismo)

Todas las mañanas la veo camino a la escuela sonriente. Va al encuentro con sus pequeños moncadistas. Esos niños que con sus rostros le contagian una felicidad infinita.

Yanetxy  Nieves Pérez es incansable. El cariño que siente por sus alumnos del segundo grado, del centro escolar Tony Alomá Serrano, de esta ciudad, es muestra de la dedicación y responsabilidad con que se desempeña. Con solo 24 años es acogida por todos los que la conocen porque trasmite alegría y mucho amor en cada palabra que evoca.

Le gusta vivir con la convicción de que ‘’todo médico, ingeniero u otro profesional se gradúa pasando por todo aquello que le enseña un maestro de primaria’’.

A Yanetxy le gusta enseñar, nació con esa vocación.

¿Cómo llegas al magisterio?

“Comienzo mi inclinación dándole clases a las paredes, al piso, imitando a mis profesores en sus gestos, sus  maneras de dar clases, hasta en el peinado. Ya cuando entro al preuniversitario Fernando de Dios  Buñuel si tuve otras inclinaciones por las carreras de economía, pero llegó la oferta de un curso de Habilitación para Maestros  Primarios y enseguida me interesé por él. Realicé las pruebas, pasé seis meses en el instituto pedagógico Pepito Tey y luego me pasé los cinco años de la carrera frente a un aula con las mismas exigencias que un profesor graduado.  Cada quince días tenía los encuentros en la Universidad, hasta que terminé la licenciatura”.

¿Te ha sido difícil?

Al inicio fue difícil, porque pasar seis meses de preparación e incorporarte a un aula sola, frente a un grupo  de niños  que esperan que tú le enseñes algo... era un  nuevo reto que tenía que enfrentar.

¿Qué experiencias hacen posible que te sientas bien impartiendo clases?

El cariño de los niños, me quieren mucho, hasta el punto que me dicen ‘mamita’. Aunque yo tenga alguna  preocupación  o me sienta triste solo al estar junto a ellos cambia el sentido de mi vida, de todo.

¿Estudias otra cosa aparte de ser pedagoga?

Aparte de ejercer esta profesión me invadió el deseo que tuve en el pre, pues estudio una de las ramas de la Economía que es Contabilidad, en el Curso para Trabajadores todos los domingos.

¿Cómo puedes llevar estas dos cosas a la vez?

Llevo mi profesión y mis estudios a la misma vez sacrificando  tiempos libres que puedo dedicar a mi persona, a mi familia. No me pesa ni me molesta hacer estos sacrificios porque me gusta lo que hago. Me preparo de esa forma para el futuro, para mi desarrollo cultural, ya que el maestro debe tener un conocimiento acerca de todo lo que esté a su alcance.

¿Quién influyó en tu carrera y en tu vida personal?

Toda mi familia, al principio algunos me decían que no, como mi papá, pero luego todos me apoyaron hasta el final y, sobre todo, mi suegra que me brindó su apoyo incondicional para seguir adelante.

¿Has encontrado el amor?

Sí,  llevo ya cinco años de casada  y la  relación es de diez años, aunque es muy poco el tiempo que pasamos juntos. Primeramente, cumplió el Servicio Militar, luego cinco años en la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) y, en ese tiempo, hasta viajó a Venezuela.  Al graduarse, lo escogen para realizar el servicio social como profesor y se tiene que quedar en La Habana, vuelve  a viajar a Venezuela, representando un Proyecto de Registros y Notaría. El destino nos jugó una mala pasada y nos ha separado todo este tiempo, sin embargo, no ha sido motivo para el olvido, como dicen algunos. Nosotros nos queremos y nos llevamos como el primer día, cuando viene no hay motivo para discutir, es un ambiente de amor y felicidad por parte de los dos.

¿Cómo has podido llevar un casamiento a distancia?

A pesar de todo ese querer y ese amor que sentimos el uno por el otro, siento nostalgia por tenerlo a mi lado… después de tantos años de espera quiero realizar el sueño de que esté junto a mí.

Para fortalecerlo nos damos ánimo, nos llamamos por teléfono y nos comunicamos por correo electrónico, él me envía pequeños vídeos de amor y fotos de nosotros… yo le escribo frases bonitas en pequeños papelitos…

¿Cuántas fechas importantes has pasado sin su compañía?

La mayoría, él casi nunca está presente físicamente pero espiritualmente sí, porque siempre en esos días me manda algún email o recibo sus llamadas, tanto en las alegrías y las tristezas. Este mes del amor es muy difícil para mí, porque aún no sé si lo podemos pasar juntos pero de la forma que sea, no quiero otro amor que no sea él.

¿Algún consejo a los jóvenes maestros?

Sí, que lo asuman con responsabilidad, le pongan mucho amor y no sientan miedo, ahora tienen la posibilidad de que las escuelas primarias sean micro universidades y pueden recibir ayuda de los maestros experimentados, tanto en el plano personal como en el profesional. Esta es una profesión muy linda; maestro es una palabra muy grande que enorgullece a todas las personas y el solo hecho de trabajar con niños es tan maravilloso, que de no gustarte la carrera ellos logran que le pongas mucho amor y dedicación.