20090119222815-plaza-martiana.jpg

El sol del hombre de oro

Por Graciela Guerrero Garay           Foto: Norge Santiesteban Vidal

Cada día está aquí, majestuosa, erguida como las palmas, con las suyas propias. Pero hoy todo es más  íntimo, diferente, exclusivo para quien desde la luz, amándola, quería morir de cara al sol. Es enero y, como en mayo, todas las miradas de pasado, presente y futuro convergen, se tornan infinitas, como la bondad que corrió por su pecho cada vez que hacía un verso.

Se acerca el momento en que la casita de la Calle Paula, en La Habana, llenó de alegría y ternura todos sus rincones. Nació un hombre puro, universal, cubano. Pero solo se sabía entonces eso, que era cubano. Luego, su nombre, sería el mejor amigo de las niñas y niños. Haría historia, rebeldía, patriotismo, denuncias, libertad y formaría parte del coro de los que saben querer, más allá de sus fronteras.

Por doquier se prepara el homenaje. Hay ensayos de bandas, coreografías, concursos. Se pintan carteles, pancartas. Se diseña el vestuario. Se montan las obras con los personajes de sus cuentos.  Hay muchos Ismaelillos en toda la isla. Nadie quiere dejar de ir al encuentro con su Maestro.

Enero es singular. José Martí lo honra con su presencia  en Cuba. Esta algarabía de chicos y jóvenes para desfilar este 28 de enero a lo largo y ancho del país, guiados por maestros y profesores, acompañados de sus padres, seguidos por el pueblo, es una tradición hermosa.

En Las Tunas nada marca la diferencia, solo que el hombre de la Edad de Oro, el que alertó a América de la presencia del Águila, el que llamó a ser un solo pueblo y también desnudó al monstruo “porque vivió en sus entrañas”, tiene una plaza.

Un parque solar distinguido y único en todo el archipiélago. Es una obra sui géneris  del arquitecto tunero Domingo Alás que, a partir de un calendario de luces y sombras, el astro rey narra la vida del Héroe Nacional de los cubanos.

Desde aquí partirá el desfile que los pioneros y estudiantes de secundaria básica realizarán este 28 de Enero. Mientras, en la víspera, los jóvenes de la Asociación Hermanos Saiz le harán la vigilia, esta vez muy alegórica en valores históricos y fidelidad a sus ideas por coincidir con el  50 Aniversario de la Revolución.